Una realidad inquietante

Una realidad inquietante

Neofascismo. La bestia neoliberal
Adoración Guamán, Alfons Aragoneses y Sebastián Martín (dirs.)
Siglo XXI, 2019. 287 páginas.

Es una obra colectiva que recoge, si incluimos el Prólogo, 15 aportaciones de 17 autores y autoras, españoles y latinoamericanos, para una necesaria reflexión sobre lo que está ocurriendo en el panorama político con los neofascismos o la extensión de la extrema derecha y sus políticas estrechamente vinculadas al neoliberalismo. Busca ayudar a comprender, dentro de su complejidad y diversidad, el real peligro que supone para el presente y el futuro de nuestras sociedades.

Los títulos de cada apartado nos dan una idea de lo que nos ofrece: 1. La pendiente neoliberal: ¿neofascismo, posfascismo, autoritarismo libertario? 2. ¿Fue el fascismo una reacción anticapitalista? 3. Batallas de la sensibilidad: el populismo como alternativa al fascismo. 4. Social-identitarios y neoliberales autoritarios: dos corrientes de la nueva Internacional Reaccionaria. 5. El desmontaje de la constitución democrática: auge y formas de los neofascismos. 6. Supremacismo y fascismo. 7. La construcción de enemigo como base del (neo) fascismo. 8. Derecho del trabajo del enemigo: Aproximaciones histórico-comparadas al discurso laboral neofascista. 9. Neofascismo y comunicación. 10. Neofascismo y religión. Los predicadores del neofascismo. 11. ¿Por qué el neofascismo es antifeminista? 12. Lawfare como herramienta de los neofascismos. 13. ¿Fórmulas ganadoras en el discurso político de la extrema derecha?: Un análisis del Frente Nacional de Marine LePen. 14. Memoria y (anti)fascismo.

En la diversidad de perspectivas que aborda, el libro tiene un importante hilo conductor en lo que señala Isaac Rosa en el Prólogo: «Los nuevos fascismos mantienen un fuerte vínculo con los mercados, el poder financiero y el capitalismo global… Los estragos causados por el neoliberalismo… han preparado el terreno para que emerja un nuevo fascismo que, lejos de combatir el neoliberalismo causante, se ofrece a él para llevar su hegemonía aún más lejos. Un capitalismo que en su última fase no necesita ya la democracia…, optando por fórmulas autoritarias para asegurar ese dominio». Frente a lo que es necesario «reconstruir la justicia social, la igualdad y la comunidad desde los escombros dejados por el neoliberalismo, cuidarnos colectivamente para evitar el “sálvese quien pueda” individualista» (pp. 9-10).

Lo que muestra el libro es inquietante, porque lo es mucho la actual realidad social y política que perpetúa la injusticia y la desigualdad, destrozando la vida de personas y del planeta. Lo peor que podemos hacer es banalizar esa realidad, porque eso es «banalizar el mal», como dijo Hanna Arendt que ocurrió con el nazismo en Alemania. Necesitamos tomarnos completamente en serio lo que está ocurriendo. Tiene mucho que ver con el mal de la indiferencia (la «globalización de la indiferencia» que nos hace insensibles al sufrimiento del otro) que tanto denuncia el papa Francisco. Como dice el filósofo Juan Carlos Castelló Meliá (El deber de la resistencia, Dialogo, Valencia 2016), «la indiferencia es muy peligrosa», pues «la persona indiferente es contraria a la responsabilidad social y al amor por el otro», y, por eso, «con la cuestión de la indiferencia nos jugamos el futuro».