HOAC y Cáritas denuncian las razones injustas de los despidos de Alcoa

HOAC y Cáritas denuncian las razones injustas de los despidos de Alcoa
Ambas organizaciones diocesanas, integrantes de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente, denuncian las razones “totalmente injustas” que llevan al despido de 534 trabajadores y trabajadoras, tirando por tierra “sus proyectos de vida y la dignidad” que posibilita un trabajo decente.

En un comunicado público conjunto, la Hermandad Obrera de Acción Católica y Cáritas de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol han mostrado su solidaridad “con todas las familias que están viendo amenazado su medio de vida, de forma directa o indirecta, por esta decisión totalmente injusta”.

Los dos movimientos expresan que la nueva normalidad para el mundo obrero que surge tras la crisis sanitaria de la COVID-19 se manifiesta, una vez más, “con la rotura de la cadena por su eslabón más débil, el de los trabajadores y trabajadoras, que ven como movimientos especulativos y razones que nada tienen que ver con las leyes de la oferta y la demanda”, se ven abocados a una ruptura de “sus proyectos de vida y la dignidad dignidad que proporciona” un trabajo decente, sumándose a sus demandas, y recordando las palabra del papa Francisco: «una empresa que despide para salvarse no es una solución. Más que despedir, hay que acoger y hacer sentir que existe una sociedad solidaria”.

El papel de las Administraciones Públicas: poner a las personas en el centro del conflicto con criterios de justicia social

La HOAC y Cáritas consideran imprescindible defender los sectores estratégicos “que garantizan el abastecimiento de determinados productos y servicios esenciales”, por ello, exigen “a los poderes públicos”, la articulación de los medios necesarios para “contrarrestar los fenómenos de deslocalización de la producción que arrebatan del legítimo derecho al trabajo a una parte de la humanidad, al tiempo que garanticen procesos de mejora continua para avanzar hacia una economía circular de alto valor añadido compatible con un adecuado cuidado de la creación”. Por ello, solicitan a los poderes públicos poner “a las personas en el centro del conflicto con criterios de justicia social, para encontrar la restitución de la plena actividad de la empresa, con el rechazo de aquellas decisiones que solo sirven para enriquecer, aún más, a quién de forma permanente los utiliza como coartada”.

No dejen abandonados a los trabajadores

A este comunicado conjunto, le precedieron unas declaraciones en la COPE del obispo, Luis Ángel de las Heras, recogidas en la cuenta oficial de la diócesis en Twitter. De las Heras manifiesta su cercanía y el apoyo a los trabajadores, al mismo tiempo que le pide a los políticos que no los dejen abandonados y que sea “el bien común lo que prime” y que “demuestren que les interesa los ciudadanos”.