Los sindicatos piden a las empresas mayor compromiso con la calidad del empleo

Los sindicatos piden a las empresas mayor compromiso con la calidad del empleo
Los sindicatos CCOO y UGT han coincidido, aunque cada uno por su cuenta, en reclamar a las empresas españolas un mayor compromiso con el empleo de calidad y los derechos de las personas y familias trabajadoras.

El primer llamamiento se dirige al selecto club de las empresas cotizadas, conocidas como del IBEX 35, analizadas con datos de 2018 en el Informe: Evolución de indicadores de buen gobierno elaborado por la Fundación 1º de Mayo. “Muchas de estas empresas tienen actividad en países considerados de riesgo elevado para los derechos de los trabajadores y trabajadoras por lo que el sindicato las seguirá muy de cerca tanto dentro como fuera de España”, apunta Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO. De hecho, el 63,5% de la plantilla total de las empresas del IBEX 35 trabaja en el extranjero.

Por su parte, UGT alertaba de que mientras persista la cultura de la precariedad, de facilitar el despido o de competir en base a bajos salarios, aspectos como la digitalización de negocios o la formación de las plantillas serán cuestiones de segundo orden para muchas empresas. Este sindicato utilizaba las cifras sobre confianza empresarial del Instituto Nacional de Estadística, donde muchos empresarios concedían más importancia a la normativa laboral que a los necesarios procesos de modernización, digitalización y cualificación de sus trabajadores para el futuro de sus proyectos.

Indicadores de las empresas IBEX 35

En 2018 aumentó levemente el número de personas empleadas en estas firmas (0,5%) siendo el Banco Santander (202 mil personas) seguido de ACS (195 mil), Inditex (174 mil), BBVA (126 mil) y Telefónica (120 mil), las empresas con plantillas superiores a las 100.000 personas. En conjunto, sus empleados llegan a 1,4 millones de personas. Sin embargo, las condiciones de trabajo reguladas en convenio dentro y fuera de nuestro país afectan al 76,5% de su personal, 6 puntos menos que en el estudio anterior.

La estabilidad en el empleo mejoró ligeramente, pero lo preocupante es que sigue habiendo empresas que tienen una temporalidad muy superior a la media. Especialmente relevante es el caso de Técnicas Reunidas, con un 54,8% de contratos temporales. Le siguen en el ranking ACS, con un 42,9% y Acciona con un 31,5%. Un 15,5% del total de las plantillas de estas empresas tienen jornadas parciales.

En cuanto a la igualdad en el trabajo, las mujeres representaban un 46% del agregado de las plantillas del IBEX 35, pero solo 71 entre las 440 personas en puestos de alta dirección. El salario promedio pagado por estas empresas a los hombres es superior al de las mujeres, 46.000 euros frente a 39.000 euros anuales en 2018.

Tanto las retribuciones de los primeros ejecutivos como las de los consejos de dirección se han visto reducidas con respecto a 2017, pero al haber aumentado el número de personas en esta escala las retribuciones y compensaciones totales aumentaron un 11,5% más que el año anterior (44 millones de euros, en datos agregados). Con todo, las remuneraciones de los primeros ejecutivos suponen 100 veces el salario medio de una persona que trabaja en dichas empresas en el año 2018.

En este sentido, Carlos Bravo ha afirmado que para mejorar los comportamientos y generar buenas prácticas es necesaria una regulación porque la “voluntariedad no da resultados” y ha advertido que “la situación que está provocando la COVID-19 nos lleva a mantener e incluso incrementar nuestras líneas sindicales de actuación, tanto en España como en el ámbito internacional”.

Viejas recetas competitivas

La denuncia de UGT insiste en que se mantiene una cultura empresarial impermeable al cambio que sigue pensando en competir en base a los bajos costes laborales, en vez de apostar por la digitalización y la modernización de sus estructuras. Así, el 23% de las empresas afirma que el mercado de trabajo es un factor muy importante en su negocio, mientras que sólo un 13% le da tal consideración a la formación de sus plantillas. Otro tanto ocurre con la digitalización: un 40% de las empresas le otorgan a la digitalización una “bajo impacto”.

De ahí que este sindicato inste a las empresas que aprovechen la inversión pública y privada que pondrá en marcha el Gobierno en el marco de la Agenda de la España Digital 2025 y que movilizará una inversión pública y privada de 70.000 millones de euros hasta el año 2022 y que, en lugar de pensar en ajustar plantilla, piensen en modernizarse y en dar una formación digital a sus trabajadores.