Salud laboral a distancia

Salud laboral a distancia

El dato

El concepto de teletrabajo está relacionado con la revolución digital, está modificando las relaciones de producción, por lo que está afectando a los métodos de trabajo y su organización, una organización en continua evolución.

En España, a raíz de la declaración del estado de alarma, se establecía el carácter preferente del trabajo a distancia o teletrabajo. Esto fue publicado en el artículo 5 del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social de la COVID-19.

El hecho

El peso cuantitativo del teletrabajo empieza a ser relevante en nuestro país y el proceso de cambio tecnológico parece irreversible, por tanto el teletrabajo, así como otras nuevas formas de organización del trabajo influidas por los cambios tecnológicos, es una realidad cada vez más relevante en el mundo laboral.

Son varios los riesgos propios en cuanto a la salud laboral que se presentan. La Administración, a través del INSST, lo ha reconocido en la Nota Técnica de Prevención 412. Más allá de los riesgos propios tendremos que abordar los riesgos genéricos, ergonómicos y ambientales de cualquier puesto de trabajo, sin obviar la perspectiva de género.

Las nuevas tecnologías pueden permitir una disponibilidad de 24 horas, pero también pueden generar sobreexplotación y abren la puerta a nuevos riesgos de carácter psicosocial, como el tecnoestrés o las dificultades para desconectar del trabajo.

Otro de los riesgos que presenta el teletrabajo, y que afecta a la conciliación, es la dificultad para separar el trabajo de la familia. Lo que habitualmente son dos lugares distintos, asociados a conceptos y vivencias diferentes (trabajo, competitividad, esfuerzo frente a descanso, ocio, vida privada) se convierten en uno solo.

Para reducir este y otros efectos en la salud que puede causar el teletrabajo durante el período de aislamiento, encontramos muchas recomendaciones:

  • Crear una rutina diaria, horarios regulares de inicio y de fin.
  • Intentar reducir al máximo la doble presencia.
  • Intercalar descansos reducidos.
  • Planificar objetivos diarios y semanales.
  • No trabajar en la cama o en el sofá.
  • Evitar el sedentarismo y realizar cambios de postura.
  • Realizar pausas para tomar alimentos.
  • Mantener un contacto fluido con la empresa y el resto de plantilla, vía telefónica o a través de videollamada.

La Reflexión

Como dijo el papa Francisco a la Asamblea Plenaria de la Pontificia Academia para la Vida: «La innovación digital toca todos los aspectos de la vida, tanto personales como sociales», eso lleva a que las desigualdades se amplíen. Aunque, además, afirma que el peligro a la desigualdad no debe ocultar el gran potencial que ofrecen las nuevas tecnologías, puesto que son un regalo de Dios, un recurso que puede dar buenos frutos.

Atravesamos una época de cambios, donde las nuevas tecnologías serán, si no lo son ya, el centro de nuestra vida y deben estar al servicio de las personas, no las personas al servicio de las tecnologías.