El Gobierno congela, injusta e insolidariamente, el SMI

El Gobierno congela, injusta e insolidariamente, el SMI
CCOO y UGT reclaman al Gobierno que cumpla su promesa y suba el salario mínimo interprofesional (SMI), “imprescindible para impulsar el crecimiento y avanzar en igualdad”. No se descartan movilizaciones si la negociación no continua.

Con la decisión de congelar el SMI, tomada hoy en el Consejo de Ministros, las dos organizaciones sindicales consideran que el Gobierno “permite que las personas trabajadoras continúen pagando esta crisis” sin que haya justificación alguna “para no aumentarlo” más bien, al contrario, “refuerza la demanda, el crecimiento y el empleo estable”. Las negociaciones sobre el SMI del próximo año finalizan con la decisión del Gobierno de prorrogar la cuantía del año 2020, que no es otra cosa que congelar su subida. Una decisión política que se sitúa en los términos planteados por la CEOE durante el periodo de consultas. Muy al contario de la propuesta sindical que razonaba la viabilidad y fortaleza de aumentar esta referencia salarial para cerca de dos millones de trabajadores y de trabajadoras.

Trabajadores y trabajadoras más humildes quedan atrás

El salario mínimo interprofesional es esencial para atender los problemas de desigualdad y de pobreza laboral que tienen el país y que sufren los trabajadores y las trabajadoras y sus familias. Es, por tanto, un instrumento político de primer orden para ejercer la solidaridad y para la distribución de la riqueza, que permita avanzar en una mayor cohesión. Por el contrario, la actual congelación del SMI hace recaer sobre los más humildes una decisión sin justificación —ni social, ni económicamente–, que va en la dirección contraria a la orientación compartida de que “nadie quede atrás”. Es una decisión “inaceptable”, expresan ambos sindicatos.

Diálogo social y movilizaciones

UGT y CCOO siguen reclamando una negociación para lograr “un nuevo acuerdo” que permita acordar “lo antes posible” una subida que tenga en cuenta el Índice de Precios al Consumo (IPC), la productividad media nacional, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general (según señala el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores). Además de esperar esta negociación, los sindicatos abren la puerta a posibles movilizaciones. En estos términos se expresa Unai Sordo, secretario general de CCOO, que considera que el SMI debe subir de igual forma que suben otros salario de convenios colectivos, de los empleados públicos o las pensiones, “la negoción continua, no nos resignamos… y lo vamos a decir en las mesas y en las calles”.