Convocadas concentraciones para que el Gobierno cumpla sus compromisos con los trabajadores y las trabajadoras

Convocadas concentraciones para que el Gobierno cumpla sus compromisos con los trabajadores y las trabajadoras
CCOO y UGT han convocado, para el jueves 11 de febrero a las 12 horas, concentraciones en las delegaciones del Gobierno de todo el país, con el objetivo de reclamar al Ejecutivo de coalición que cumpla con los compromisos de la agenda sociolaboral. Las tres cuestiones esenciales que #AhoraSíToca, según los sindicatos, son el aumento del salario mínimo interprofesional (SMI), la derogación de la reforma laboral de 2012 y la de pensiones, del 2013, como punto de partida para avanzar hacia nuevos acuerdos.

El anuncio planteado hace unos días por las dos organizaciones sindicales ya tiene concreción. Después de la reunión conjunta de una representación de sus comisiones ejecutivas realizada esta mañana, Unai Sordo y Pepe Álvarez, secretarios generales de CCOO y UGT, respectivamente, han comparecido ante los medios de comunicación para presentar las acciones que van a llevar a cabo.

Con el lema #AhoraSíToca, el próximo jueves 11 de febrero a las 12h, habrá concentraciones de trabajadores y de trabajadoras en las Delegaciones Provinciales del Gobierno, para exigir al Ejecutivo de coalición “concreción y fecha para abordar las negociaciones que quedaron aplazadas en el mes de marzo”, en referencia a la derogación de la última reforma laboral y de pensiones, y “una propuesta” que permita aumentar el salario mínimo interprofesional (SMI) en el año 2021.

La inacción del Ejecutivo en relación al modelo laboral actual y al sistema de pensiones; el derecho de veto que, de facto, otorga a la CEOE; y el continuo runrún de mensajes que se trasladan a la Comisión Europea, sin ningún tipo de concreción en las Mesas del Diálogo Social, pero que lo pueden condicionar y, sobre todo, están en la perspectiva de lesionar derechos laborales y sociales de los trabajadores y de las trabajadoras, ha provocado la primera protesta, de carácter general, al Gobierno de PSOE y Unidas-Podemos.

Las tres cuestiones irrenunciables

Los líderes sindicales han apuntado que, junto a la prioridad de hacer frente a la pandemia, se necesita, por un lado alargar las medidas de protección del empleo y de las empresas, en alusión a la renovación del acuerdo de los ERTE –será anunciado en las próximas horas–, además de la urgencia de “poner el foco para el pospandemia”, de ahí que sea el momento “de recuperar una agenda social” que quedó paralizada el pasado mes de marzo.

El mensaje es nítido “queremos fechas y mesas de diálogo social” para derogar la última reforma laboral y adecuar el modelo laboral que fortalezca la negociación colectiva, apueste por el trabajo decente y ataje la “temporalidad y precariedad infinita”; regule la subcontratación y articular medidas “para que el despido sea la última opción”. Una segundo tema clave es la defensa del sistema público de pensiones, partiendo de la derogación de la reforma del año 2013, para “poner el contador” de la negociación en el año 2011; la puesta en marcha de medidas que mejoren los ingresos y saque del sistema los gastos impropios; y desarrollar las recomendaciones del Pacto de Toledo. El tercer tema que motiva la convocatoria de las movilizaciones es el aumento del salario mínimo interprofesional (SMI), al que “no van a renunciar”. La actual situación de prórroga que congela el SMI, perjudica a los colectivos de trabajadores con empleo más débil, de ahí que exijan al Gobierno “una propuesta” ante la “nula” posibilidad de un acuerdo “ya que se le ha otorgado a CEOE el derecho de veto”.

Con todo, tratan de recuperar esta agenda sociolaboral “inmediatamente”, con la voluntad de alcanzar acuerdos “estables y duraderos”, con un diálogo sin bloqueo, que permita avanzar en mayores cotas de justicia social, sin que “nadie quede atrás”.