Muere el primer trabajador de Metro diagnosticado con enfermedad laboral por amianto

Muere el primer trabajador de Metro diagnosticado con enfermedad laboral por amianto
Santos González, el primer trabajador de Metro de Madrid con asbestosis reconocida, falleció el domingo 24 de enero, debido a las complicaciones añadidas por la COVID-19.

La exposición al amianto presente en las instalaciones de Metro donde trabajaba le causó, primero, una fibrosis pulmonar, como le fue diagnosticado en 2018, dos años después de comunicar a la empresa su estado de salud, y finalmente, un cáncer de pulmón detectado hace un mes. La COVID-19, de la que dio positivo hace una semana, ha acelerado el fatal desenlace.

Su muerte eleva a siete el número de trabajadores fallecidos a causa de la inhalación de amianto en Metro de Madrid, mientras que otras siete personas, incluido un trabajador de una empresa de limpieza, tienen la misma enfermedad profesional reconocida y otras cinco están pendientes del diagnóstico definitivo.

Santos González, afiliado a CCOO, no escatimó esfuerzos en denunciar la presencia y manipulación de este mineral altamente cancerígeno en Metro de Madrid, llegando incluso a declarar en la comisión de investigación abierta en el Parlamento de la Comunidad de Madrid. También tuvo el gesto de conceder una entrevista a noticiasobreras, en la que mostró su valentía y coraje.

Justicia y reparación

Según las investigaciones, Metro de Madrid no adoptó medidas destinada a proteger a los trabajadores y trabajadoras, a pesar de que se sabía de la presencia de amianto en coches e instalaciones. Hizo falta que se produjeran los primeros diagnósticos de asbestosis, para que la dirección comenzara a informar y a tomar medidas. Sin embargo, el daño ya estaba hecho,
muchos trabajadores y trabajadoras ya habían inhalado el amianto que ahora les está provocando
enfermedades y muertes.

Los sindicatos piden a la dirección de Metro que deje de añadir más sufrimiento a sus trabajadores y trabajadoras y sus familias, y ponga fin a la práctica de recurrir los recargos de prestaciones derivados del reconocimiento de las enfermedades profesionales que está llevando a cabo el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Santos González con sus compañeros de trabajo

CCOO representa a Santos González y a otras cinco personas como acusación particular en el juicio por amianto en Metro de Madrid, pospuestas hasta en tres ocasiones por diferentes motivos. El caso se abrió tras una denuncia presentada por la sección de siniestralidad laboral de la Fiscalía Provincial de Madrid contra siete responsables de salud y prevención de riesgos laborales a los que se les imputa la presunta comisión de tres delitos: uno contra los derechos de los trabajadores y los otros dos por homicidio imprudente y lesiones por imprudencia por ocultar a los trabajadores durante décadas que trabajaban con amianto.

“Al sindicato le corresponde asegurarse de que nunca más, por desconocimiento o negligencia, se vuelvan a reproducir situaciones como la de Metro, pero también acompañar y resarcir a las víctimas como Santos y sus familias es una obligación que como sociedad se debe asumir y se debe exigir a empresas y administraciones”, reza la nota de prensa emitida tras conocerse el fallecimiento de Santos González.