Otro día mágico

Otro día mágico
Como siempre, el día de Reyes, la magia de la fraternidad y de la solidaridad vuelven a hacerse reales.

Nuestros lectores de Noticias Obreras puede que recuerden que, en el número de diciembre, nuestras Vidas precarias hablaban de una madre, Eva, que se encontraba, desde marzo, en una situación complicada, al haber perdido su trabajo debido a la pandemia. Tiene dos hijas y a pesar de su amplia formación –un doctorado, dos licenciaturas y varios idiomas– no ha logrado encontrar el empleo que perdió en estos tiempos de COVID. Vive con sus dos hijas y una amiga “que estaba prácticamente en la calle” y sin prestaciones públicas, ya que el ayuntamiento le ha denegado la ayuda de alquiler.

Las tres T: techo, tierra y trabajo

Pero la Navidad y la noche de Reyes tenían un regalo preparado para ella en forma de ayuda por parte de una persona, simpatizante de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), dispuesta a “prescindir de alguno de sus pequeños gastos” y apoyarla en este tiempo. Durante un trimestre, este amigo, convencido de la importancia de la fraternidad universal, asumirá el pago del alquiler de Eva, “bajo, a pesar de la zona en la que vivo” para que ella y sus hijas puedan seguir teniendo derecho a techo, mientras el tan necesario trabajo se hace esperar.

“No pierdo el ánimo, pero lo que necesito es un trabajo”, explica Eva, con paz, mientras agradece, de corazón, que alguien se convierta hoy en rey mago para ella y su familia.

El papa Francisco en su última encíclica, Fratelli tutti, nos recuerda la importancia de que el evangelio se haga realidad para que: «frente a diversas y actuales formas de eliminar o de ignorar a otros, seamos capaces de reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social que no se quede en las palabras» (FT 6).