A pesar del fallo judicial, la sociedad civil exige soluciones para la Cañada Real

A pesar del fallo judicial, la sociedad civil exige soluciones para la Cañada Real
A pesar de que Naturgy ha sido eximida, por ahora, de responsabilidad en la falta de suministro de energía a la población de la Cañada Real, la sociedad civil sigue demandando soluciones. La ONU espera respuesta del Gobierno, mientras que profesores del alumnado de esta población piden a Educación que busque soluciones.

El juzgado de instrucción número 42 de Madrid ha acordado en un auto el sobreseimiento provisional y consiguiente archivo de la denuncia interpuesta el pasado 16 de diciembre y ampliada el 25 de enero ante posibles delitos de coacciones sobre la vivienda, trato degradante, lesiones y daños.

La justicia exime de responsabilidades a la empresa Naturgy, aunque los vecinos han anunciado un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid. “Como mínimo es necesaria una investigación más profunda y como máximo, la petición de responsabilidades”, señala Javier Rubio, abogado que acompaña en el proceso a los denunciantes. “Nos resulta descorazonador que se asuma en su integridad un informe de la parte denunciada” para llegar a la conclusión del archivo, explica.

La asociación vecinal Tabadol, una de las que encabeza la lucha para recuperar la luz y titular de la denuncia, ha criticado que el juzgado no ha esperado al informe del Ministerio Fiscal, no ha realizado ningún informe técnico independiente, no menciona en el fallo los daños a la salud que se exponían en la denuncia ni a los derechos de la infancia, la educación, el cuidado de la familia y los mayores. Tampoco, añaden, se valora que los enganches se han tolerado desde hace décadas y que no se permite a los vecinos regularizarlos.

El tribunal tampoco se pronuncia sobre lo que los denunciantes consideran el incumplimiento del Pacto Regional sobre la Cañada Real, que firmaron en 2017 la Delegación de Gobierno, la Comunidad y los Ayuntamientos de Madrid, Rivas Vaciamadrid y Coslada. Entre los compromisos figura que se garantizará el suministro eléctrico a los habitantes del asentamiento.

La ONU espera respuesta

El Gobierno de España tiene hasta el 16 de febrero para informar de las medidas adoptadas para resolver la situación en la Cañada Real, al relator especial de la ONU para la Extrema Pobreza, Olivier De Schutter.

“Expresé mis preocupaciones al Gobierno español en una comunicación del 16 de diciembre. De acuerdo con nuestros procedimientos, tienen hasta el 16 de febrero para responder. Espero que den una respuesta satisfactoria en las próximas semanas. Son plenamente conscientes de la urgencia y no pueden ignorar las expectativas que se han creado”, ha subrayado De Schutter.

Para el Relator especial de la ONU sobre extrema pobreza, lo que está ocurriendo en la Cañada Real es “una catástrofe humanitaria y una derrota de los derechos sociales”. “Sin electricidad, las familias no pueden calentar fácilmente sus hogares, y los niños no pueden estudiar: no tienen luz para leer y no tienen acceso a Internet”, ha señalado.

Docentes preocupados por la educación

Profesores de alumnos que viven en la Cañada Real están recogiendo firmas para que la consejería de Educación busque una solución al problema de los chavales que viven en esta zona sin luz desde hace cuatro meses,.

“No pueden acceder al Aula Virtual ni otros recursos digitales imprescindibles” denuncia una docente. No solo les afecta a su rendimiento escolar, sino que sus penurias van más allá de sus estudios. “El frío y la falta de agua caliente genera problemas en el centro y en su autoestima” dice Juan.

Docentes de 20 centros de la zona se han movilizado para que estos chicos no se queden atrás en su formación. El lunes día 8 de febrero a las 13:15 entregan las firmas recogidas en el Registro Gral. de la Consejería de Educación y Juventud.