La OIT reclama una respuesta de política coherente para las plataformas digitales de trabajo

La OIT reclama una respuesta de política coherente para las plataformas digitales de trabajo
El crecimiento de las plataformas digitales conlleva nuevas realidades para los trabajadores y las empresas, que necesitan de un diálogo internacional sobre políticas y cooperación en materia de reglamentación, para lograr trabajo decente e impulsar el crecimiento de empresas sostenibles, según último informe de la OIT, El papel de las plataformas digitales en la transformación del mundo del trabajo.

El aumento de este tipo de plataformas se ha multiplicado por cinco en el último decenio. El número de plataformas en línea basadas en la web y en la ubicación (servicios de taxi y de reparto) aumentó de 142 en 2010 a más de 777 en 2020. La edad media de los trabajadores es de 36 años, para el sector del taxi, y de 29 años, para el sector de reparto. Por sexos, 31 años es la media de edad que corresponde a los hombres y 33 años a las mujeres. “Las plataformas digitales de trabajo están abriendo oportunidades que antes no existían, en particular para las mujeres, los jóvenes, las personas con discapacidad y los colectivos marginados en todo el mundo. Es un factor positivo. Los problemas nuevos que plantean deben solucionarse mediante el diálogo social internacional a fin de que los trabajadores, los empleadores y los gobiernos puedan beneficiarse plenamente y por igual de estos avances. Con independencia de su situación contractual, todos los trabajadores tienen que poder ejercer sus derechos laborales fundamentales”, indicó el director general de la OIT, Guy Ryder.

Ausencia de trabajo decente

Los problemas para los trabajadores y las trabajadoras de las plataformas tienen relación con las condiciones y regularidad del trabajo, los ingresos y la imposibilidad de adquirir derechos de protección social, de libertad de asociación y de negociación colectiva. Las horas de trabajo suelen ser prolongadas e imprevisibles. La mitad de los trabajadores de plataformas digitales ganan menos de 2 dólares (US)/hora. Además, en algunas plataformas hay importantes brechas de remuneración. El informe señala, además, que la pandemia ha puesto muchas de estas cuestiones aún más en evidencia la ausencia de trabajo decente.

Difusa relación laboral y el poder de los algoritmos

El estudio, realizado a unos 12 000 trabajadores de 100 países de todo el mundo que trabajan en plataformas y en en base a las entrevistas realizadas a representantes de 70 empresas, muestra que las plataformas digitales de trabajo ofrecen dos tipos de relación laboral: bien los trabajadores son contratados directamente por una plataforma, bien realizan su trabajo a través de una plataforma. En el primer caso, se les cataloga como empleados con una relación laboral con su empleador, mientras que en el segundo caso las plataformas los consideran trabajadores por cuenta propia o contratistas autónomos. Los que trabajan en el marco de una relación laboral suelen ser responsables del funcionamiento de la plataforma y constituyen una fracción relativamente pequeña de su fuerza de trabajo. Se vuelven cada vez más difusa la clara distinción que solía haber entre asalariados y autónomos.

Las condiciones laborales en general vienen determinadas por los términos del contrato de servicios, que suelen definirse unilateralmente. Y cada vez es más frecuente que las tareas de asignar y evaluar el trabajo, y de gestionar y supervisar a los trabajadores dependan de algoritmos, y no de seres humanos. Las plataformas utilizan algoritmos para poner en contacto los trabajadores con los clientes y los usuarios. La evaluación, las opiniones de los clientes o de los usuarios, los niveles de competencias de los trabajadores, la cancelación o aceptación de un trabajo, son algunos de los principales elementos de esta combinación de algoritmos. Además, los algoritmos rastrean y evalúan a los trabajadores y, en consecuencia, organizan sus procesos de trabajo.

Negociación, trabajo decente, transparencia y derechos

Gobiernos, empresas, sindicatos y representantes de los trabajadores comienzan a ocuparse de esta cuestión. De hecho, en España ha finalizado el diálogo social sobre esta materia y se está a la espera de que el Gobierno articule un texto legislativo. Hay que subrayar que las plataformas digitales de trabajo opera en varios países, con distintas jurisdicciones, que plantea la necesidad de diálogo y coordinación a nivel global sobre las políticas y normas de trabajo que deben aplicarse.

En este sentido, el informe señala algunas indicaciones para atender desde el diálogo social y la cooperación internacional que permitan: la clasificación correcta de la situación laboral de los trabajadores, en consonancia con los sistemas de clasificación de los países. Transparencia y rendición de cuentas respecto de los algoritmos, tanto por lo que respecta a los trabajadores como a las empresas. Derecho a la negociación colectiva de los trabajadores por cuenta propia de las plataformas. El acceso de todos los trabajadores, incluidos los trabajadores de las plataformas digitales, a prestaciones de seguridad social adecuadas, mediante la ampliación y adaptación de los marcos de política y jurídicos cuando proceda. El acceso de los trabajadores de las plataformas, cuando así lo decidan, a los tribunales de la jurisdicción local.

 

One thought on “La OIT reclama una respuesta de política coherente para las plataformas digitales de trabajo

Comments are closed.