El obispo de Bilbao, Joseba Segura, defiende condiciones de trabajo y empleo dignas

El obispo de Bilbao, Joseba Segura, defiende condiciones de trabajo y empleo dignas
El obispo de Bilbao, Joseba Segura, espera que la Jornada Diocesana por el Trabajo Digno contribuya a que “las condiciones de trabajo y empleo sean cada vez más dignas”. Antes de la celebración del próximo domingo 18 de abril, el director del departamento de Pastoral del Trabajo de la CEE, Antonio Aranda, reflexionará sobre el sentido del trabajo humano en una charla por internet prevista para hoy.

Monseñor Segura espera que esta iniciativa sirva para “sentar un precedente” y reconocer el valor del trabajo, “en este momento especial, bajo presión”, de modo que nos ayude a “salir bien del coronavirus y que se puedan recuperan pronto los empleos perdidos y que los que no, encuentren alternativas dignas”. Pero también, quiere servir de llamada de atención sobre “el montón de trabajos que no están suficientemente reconocidos, como son los cuidados dentro del hogar, que si se perdieran, serían crítico”.

Necesidad de trabajo digno

No oculta, el auxiliara de la diócesis de Bilbao, su deseo de que “dentro de la comunidad cristiana hubiera un poco más de conciencia de la necesidad de que haya trabajo digno y condiciones de trabajo dignas para las personas, porque eso tiene que ver con cómo vive la gente”. Monseñor Segura ha querido destacar la dimensión espiritual del trabajo, “que es fuente de dignidad, no solo de empleo, oportunidad que todos tenemos para contribuir y colaborar con la Creación de Dios y el mejoramiento de las circunstancias de la vida”.

La celebración de esta jornada, en consonancia con la “iniciativa por el Trabajo Decente” persigue “subrayar, aún más, la trascendencia que tiene el trabajo para el desarrollo de todas las personas”, tal y como expone el titular de la diócesis de Bilbao en la carta dirigida a sus fieles.

No a la precariedad y el paro

“No es justo que el progreso se haga a costa de los pobres o que resulte en mayores tensiones sociales. Ahora que las vacunas nos permiten pensar en un futuro cercano donde puedan mejorar las condiciones sociales y económicas, es importante que sindicatos, organizaciones empresariales e instituciones políticas hagan lo posible para evitar que la vuelta a la normalidad tenga como efecto secundario un aumento de la precariedad y del paro”, señala en su carta.