La Iglesia de Palencia reclama proteger la vida y la salud en el trabajo

La Iglesia de Palencia reclama proteger la vida y la salud en el trabajo
Preocupada por la situación de “inseguridad laboral que también repercute en las familias”, emplaza a ocuparse “activamente en la protección de la vida y de la salud en el trabajo” y se comprometen “a impulsar el desarrollo de una nueva cultura del trabajo”.

Con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, la Iglesia de Palencia ha hecho público el manifiesto ¡Protejamos la vida y la salud en el trabajo! y así sumarse al clamor por visibilizar y atajar esta lacra de la siniestralidad laboral. Los secretariados diocesanos de Pastoral de la Salud, Pastoral de Familia y Vida, y Pastoral Obrera y del Trabajo que lo han elaborado, señalan que, en coherencia con la misión que tienen encomendado de evangelizar en estos ámbitos específicos, se sienten “interpelados y comprometidos con el significado” del 28 de Abril.

En ese empeño pretenden “contribuir a que toda la comunidad cristiana nos preocupemos por las situaciones de inseguridad laboral que también repercute en las familias convirtiéndolas en otras víctimas de la siniestralidad laboral, y a que nos ocupemos activamente en la protección de la vida y de la salud en el trabajo” en tiempo de descenso de la actividad laboral que, sin embargo, ha registrado un aumento de lo accidentes laborales mortales.

Iglesia comprometida en su misión

Para la Iglesia palentina, la crisis económica agrava la precariedad laboral y el deterioro de la seguridad y salud en el trabajo. Una situación que provoca “muchos incumplimientos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales”. Recuerdan, en palabras de Juan Pablo II, que “toda amenaza a la dignidad y a la vida de las personas repercute en el corazón mismo de la Iglesia… y la compromete en su misión de anunciar el Evangelio de la Vida”. En este sentido, la Conferencia Episcopal Española, afirmó que “todos los cristianos debemos implicarnos en la defensa de la vida en el trabajo, porque el compromiso al servicio de la vida obliga a todos y cada uno”. Y más recientemente, el papa Francisco, invitaba a “impulsar una nueva cultura del trabajo, que no puede prescindir de un marco legislativo más adecuado que satisfaga las necesidades reales de los trabajadores, así como de una sensibilidad social más profunda sobre el problema de la protección de la salud y la seguridad, sin la cual las leyes seguirían siendo papel mojado”.

Solidaridad con las víctimas

Finalmente, en solidaridad con las víctimas y con quienes están expuestos a la siniestralidad laboral, la Iglesia de Palencia reclama políticas e “implicación institucional” para favorecer la dignidad de la persona trabajadoras y su trabajo; una mayor inversión en las empresas, para el fortalecimiento de la seguridad y protección en el trabajo. Manifiestan su apoyo a sindicatos, asociaciones de víctimas y familiares, y a los empresarios comprometidos en el cumplimiento de ley como en la lucha por las condiciones dignas y ambientes de trabajo seguros. Además, expresan su compromiso  “a impulsar el desarrollo de una nueva cultura del trabajo y una conciencia social sobre la prioridad de la vida y de la salud de las personas trabajadoras en el ámbito laboral, por encima de los beneficios económicos y del afán de lucro”.