Movimientos sociales, sindicales y cristianos exigen “agilidad y transparencia” en la ley de vivienda

Movimientos sociales, sindicales y cristianos exigen “agilidad y transparencia” en la ley de vivienda
La Juventud Obrera Cristiana (JOC) se suma a la demanda de transparencia y agilidad en la aprobación de la ley de vivienda que han dejado patente hoy, con una concentración frente al Congreso, las organizaciones que integran el movimiento que impulsa una legislación que garantice el acceso universal a la vivienda.

“Hay que regular el mercado de la vivienda para garantizar que sea un derecho para todas las personas, si no, estamos condenando a la juventud de este país a la exclusión, pagando más de lo que pueden asumir en infraviviendas, habitaciones o, como le pasa a la gran mayoría, no pudiendo emanciparse de casa de sus padres”, defiende Alejando Gea Vida, secretario general de este movimiento de jóvenes trabajadores cristianos.

En su opinión, se trata de una iniciativa esencial, dado que para la juventud, la emancipación es una quimera, “con sueldos tan bajos y con la incertidumbre que nos dan los trabajos temporales, pero sobre todo por el precio de la vivienda que hay en este país”.

Según explica, los jóvenes están obligadas, en el mejor de los casos, “a compartir un piso con lo que eso supone (falta de intimidad, problemas de convivencia, limitaciones en el desarrollo personal…), y esto teniendo en cuenta que se gasta casi un tercio de nuestro sueldo en una habitación, cosa que no todas las jóvenes pueden permitirse”.

“Nos jugamos la libertad de muchas personas, nuestro desarrollo como personas, pero sobre todo, nos jugamos la construcción del Reino de Dios en la Tierra en una sociedad más justa que no deje a nadie atrás”, asegura Gea, quien insiste en que “nos tengan en cuenta a la hora de realizar esta ley, para que verdaderamente garantice el derecho a la vivienda y una vida digna”.

Sin respuesta

Las organizaciones que apoyan esta iniciativa, más de 9000 en todo el país, –incluida la PAH, las organizaciones de inquilinos y los sindicatos–, han solicitado, sin éxito, una reunión con el ministro de de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 para conocer las medidas previstas en la futura ley de vivienda que prepara el Gobierno,  para cubrir esta necesidad básica y en cumplimiento del acuerdo alcanzado entre los partidos que forman el Ejecutivo.

“A 24 días de la finalización del estado de alarma no existe aún una ley que asegure el acceso a una vivienda digna. La situación es si cabe, aún más alarmante cuando los grandes propietarios anuncian hasta 40.000 desahucios por impago del alquiler a partir de que finalice el estado de alarma”, se han quejado.

Aunque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado la prórroga por otros tres meses de la paralización de los desahucios, el movimiento por el derecho a la vivienda considera que hasta que no haya una legislación expresa e integral, las moratorias son una solución temporal con fecha de caducidad. De hecho, su propuesta es prolongar las medidas de protección y antidesahucio hasta la aprobación de la tan esperada ley de vivienda.

Estas organizaciones han anunciado que, de no hacerse efectivas sus demandadas o se avance hacia una Ley que asegure el acceso a la vivienda, convocarán movilizaciones a lo largo de todo el país.