El sindicalismo de clase es imprescindible

El sindicalismo de clase es imprescindible
Llegamos a este 43º Congreso Confederal en un contexto complicado: la crisis derivada de la pandemia ha mostrado las costuras del tejido productivo español, hasta qué punto son esenciales los servicios públicos en nuestra sociedad, así como una adaptación a ritmo vertiginoso a las herramientas digitales traídas por el teletrabajo.

Nosotros estuvimos allí cada día, acordando los ERTE –sin los cuales tendríamos seis millones de parados en vez de cuatro–, respondiendo a cientos de miles de consultas de la ciudadanía, negociando planes de teletrabajo: nuestro compromiso con la clase trabajadora es férreo, como ha sido en nuestros 133 años de historia.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí