La OIT establece una hoja de ruta que compromete a gobiernos, trabajadores y empresarios en una recuperación centrada en las personas y el trabajo decente

La OIT establece una hoja de ruta que compromete a gobiernos, trabajadores y empresarios en una recuperación centrada en las personas y el trabajo decente
Concluye la primera parte de la 109 Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de la OIT con un importante consenso en la hoja de ruta comprometida “para una recuperación centrada en las personas de la crisis causada por la COVID-19 que sea inclusiva, sostenible y resiliente” y la prioridad de lograr “sistemas de protección social universales adecuados que se adapten a la evolución del mundo del trabajo“.

Tras catorce días de intervenciones, debates, enmiendas y votaciones ha concluido la primera parte de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de la OIT. En este tiempo, el llamado parlamento mundial del trabajo, reunió a 4500 delegados y delegadas procedentes de 187 Estados en representación de Gobiernos, trabajadores y empresarios –los mandantes de la OIT–. Además, participa un nutrido grupo de organizaciones internacionales, en calidad de miembros observadores. En este grupo se encuentra una representación de organización de inspiración católica (OIC) y, entre ellas, el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC).

Durante esta primera fase de la CIT, se han desarrollado sesiones plenarias para abordar el informe El trabajo en tiempos de la COVID-19, de Guy Rider, director general de la OIT, y los documentos del consejo de administración. En los plenarios intervinieron, junto a representantes de gobiernos, empresarios y trabajadores, la Coordinadora Internacional de la Juventud Obrera Cristiana (CIJOC), la Juventud Obrera Cristiana Internacional (JOCI), la Comisión Católica Internacional para las Migraciones (ICMC) y la Obra Kolping Internacional, todas ellas entidades de inspiración católica que transmitieron sus impresiones al informe del director general y sus preocupaciones sobre la situación del mundo del trabajo.

En esta CIT se han mantenido una actividad muy intensa en los debates y reflexiones –hasta el punto de multiplicarse por tres las sesiones previstas– de la comisión de respuesta a la COVID, una hoja de ruta que acelera la puesta en marcha de manera “cabal y acelerada” de la Declaración Centenaria de la OIT, que ha concluido en una acción global “para una recuperación centrada en las personas“; y la comisión sobre la protección social que concreta un marco de actuación para lograr “sistemas de protección social universales adecuados que se adapten a la evolución del mundo del trabajo“.

Acceso a la vacuna, recuperación centrada en la persona y trabajo decente

Uno de los acuerdos más relevantes de esta reunión ha sido la aprobación por unanimidad, pese a partir de serias discrepancias de fondo, del Llamamiento mundial a la acción para una recuperación centrada en las personas de la crisis causada por la COVID-19 que sea inclusiva, sostenible y resiliente. Un texto de resolución propuesto por Guy Ryder en su informe, que compromete a todas las partes en “la necesidad urgente de actuar para asegurar una recuperación centrada en las personas de la crisis causada por la COVID-19 que sea inclusiva, sostenible y resiliente con trabajo decente para todos”.

El texto contiene fundamentalmente dos partes, una primera que refleja las repercusiones del impacto de la pandemia en las personas, en las sociedades y en el mundo del trabajo, subrayando la importancia de “un acceso oportuno, equitativo y asequible a vacunas, tratamientos y medidas de prevención contra la COVID-19” y las medidas urgentes para promover una recuperación centrada en las personas, con atención especial a las más vulnerables, pivotando en el “crecimiento económico y empleos inclusivos; protección de todos los trabajadores; protección social universal; y diálogo social” . Y una segunda parte, que refuerza el liderazgo y apoyo de la OIT para lograr esta recuperación. Transmite un mensaje contundente de la necesidad de protección del trabajo. Este documento es la hoja de ruta de la OIT para paliar el profundo “cataclismo” causado por la pandemia en el mundo del trabajo, con un considerable incremento de trabajadores pobres y de millones de trabajadores que han perdido sus empleos.

La dimensión del trabajo como cuidado

En el contexto de esta reunión, se realizó la Cumbre sobre el Mundo del Trabajo, que contó con la intervención del papa Francisco, junto con otros líderes mundiales. Cumbre que concluyó con una conversación entre el director general de la OIT; la secretaria general de la Confederación Sindical Internacional; y el secretario general de la Organización Internacional de Empresarios.

En el mensaje de Francisco, la dimensión del cuidado ha sido el hilo conductor. Ha subrayado la necesidad de entender el trabajo, como actividad humana para el cuidado de las personas y del planeta, “si el trabajo es una relación, entonces tiene que incorporar la dimensión del cuidado, porque ninguna relación puede sobrevivir sin cuidado”. En su intervención ha destacado la necesidad de “seguir ejerciendo un especial cuidado del bien común” ante las distintas situaciones actuales o que todavía no se han manifestado en el mundo del trabajo, con una pérdida de empleo sin precedentes, que “requerirán decisiones cuidadosas”.

En este sentido, ha emplazado a evitar viejas “fijaciones en el beneficio, el aislacionismo y el nacionalismo, el consumismo ciego y la negación de las claras evidencias que apuntan a la discriminación de nuestros hermanos y hermanas “desechables”, “los trabajadores poco cualificados, los jornaleros, los del sector informal, los trabajadores migrantes y refugiados, los que realizan lo que se suele denominar el “trabajo de las tres dimensiones”: peligroso, sucio y degradante”. Y comprometernos en la búsqueda de soluciones que construyan “un nuevo futuro del trabajo fundado en condiciones laborales decentes y dignas, que provenga de una negociación colectiva, y que promueva el bien común, una base que hará del trabajo un componente esencial de nuestro cuidado de la sociedad y de la creación”.

La segunda parte de esta CIT se desarrollará, también en Internet, del 25 de noviembre al 11 de diciembre de 2021. Los temas que se abordarán serán las desigualdades y el mundo del trabajo; y las competencias y el aprendizaje permanente.

Documentos de interés

Más información de la 109 Conferencia Internacional del Trabajo en el especial de noticiasobreras.es