Un estudio advierte de las bajas tasas de reciclaje textil en España

Un estudio advierte de las bajas tasas de reciclaje textil en España
Un informe (pdf) realizado por la cooperativa “Moda re-“, impulsada por Cáritas, advierte de las bajas tasas de reciclaje textil en España y señala que solo entre el 10% y el 12% de estos productos se recogen por separado para su reutilización y menos del 1% de la producción total se recicla en ciclo cerrado, es decir, con el mismo uso o similar.

Cuando se cumple un año de su constitución como cooperativa “Moda re-” se ha presentado este análisis de la recogida de ropa usada en España, un documento en el que se aborda de forma exhaustiva los diferentes aspectos de la actividad de reciclaje textil en nuestro país, a partir de los datos de los diferentes agentes involucrados en la recogida y gestión de residuos textiles.

Los datos globales de recogida selectiva de residuos textiles documentados ascienden a 108.296 toneladas en toda España y casi en su totalidad, el sistema de recogida es el de contenedores en la vía pública, de los que existen un total de 19.548 unidades. Por Comunidades Autónomas, destaca por su ratio de recogida selectiva de residuos textiles/generación el País Vasco (24,9% del total), la Comunidad Foral de Navarra (16,4%) y la Comunidad Valenciana (16%).

Además, señala que el operador con una mayor relevancia en la recogida de residuos textiles a nivel estatal es Cáritas/moda re-, que lleva a cabo la recogida del 41% del total (44.278 toneladas en 2019), muy por encima de los siguientes operadores (con un 16% del total).

Tipología de residuos

El estudio aborda también la tipología de residuos textiles, que se dividen en dos categorías en función de dónde se originan: pre-consumo, excedentes de producción y posconsumo, que son los que origina el consumidor final.

Junto a ello, explica la organización, se tienen en cuenta los porcentajes de producción por fibras textiles y de composición por categorías de prenda, aunque los datos varían en función del ámbito de estudio y no coinciden necesariamente con la composición predominante de las prendas de vestir ni, mucho menos, con los porcentajes de mezcla de la ropa recogida en los contenedores de ropa usada.

Para este estudio se ha analizado la composición en porcentaje de fibras de una muestra de 500 kilos de varios contenedores de ropa usada recolectada por “Formació i Treball”, perteneciente a la cooperativa, y cuyos resultados muestran el claro dominio de la fibra de algodón (cercano al 50% en el caso de la ropa reciclable y próximo al 60% en la reutilizable), por delante del poliéster (30%).

Es por eso que, desde la entidad creen que la estrategia de reciclado de los residuos post-consumo de ropa debería centrarse en la recuperación y/o reaprovechamiento de estas dos fibras, ya que supondrían ya el 80% del total.

Clasificación y reutilización

En otro apartado del estudio se detallan los procesos de clasificación y reutilización de los residuos textiles. Aquellas prendas que no pueden ser reutilizadas pero su composición y estado permiten su reciclaje, son destinadas a dicho; mientras que aquellas sin opción de recuperación, que puede destinarse a valorización energética siempre que sea posible.

Tal y como destaca, existe “una clara apuesta” desde la cooperativa por la reutilización, con una red de más de 100 tiendas repartidas por 15 comunidades autónomas, muy por encima de los siguientes operadores (con algo más de 50 tiendas cada uno y presencia en un máximo de 8 Comunidades Autónomas).

Además, destaca la existencia en España de instalaciones “a la altura de las más avanzadas de Europa” con un “elevado grado de mecanización y digitalización de sus procesos”. Como ejemplo, pone las 3 plantas integrales que forman parte de Cáritas/’Moda re-‘, gestionadas por “Koopera” en Bilbao, “Koopera Mediterránea” en Valencia y la de “Formació i Treball” en Barcelona.

Iniciativas de las marcas de moda

Por otras parte, destacan la concienciación que en los últimos años han iniciado las grandes industrias productoras de moda sobre el impacto ambiental en la fabricación de textil. Cáritas destaca “por su cuantía y singularidad” el apoyo de Inditex a la investigación universitaria tanto en centros españoles como europeos, junto a un convenio de colaboración con el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

Los expertos que han llevado a cabo el informe, señalan que, ante esta situación, sería necesario implementar iniciativas de sostenibilidad basadas en la sensibilización del consumidor a la hora de recuperar prendas usadas, la reducción del impacto de las fibras utilizadas, el rediseñado de los artículos para reducir los residuos, la incorporación de fibras recicladas, el alargamiento de la vida útil de la prenda mediante su reutilización o la mejora de su calidad.

También llaman a incentivar un cambio de hábitos de consumo del sector de la moda a través de la información y sensibilización del consumidor, que catalice el replanteamiento global del sector, reduciendo el número de ventas de productos a bajo precio, priorizando unos productos diseñados para durar o reduciendo la presencia en el mercado de la llamada moda rápida.

A su juicio, debería ponerse en marcha un Sistema de Responsabilidad Ampliada del Productor que asegure los recursos necesarios para crear un sistema robusto y transparente de gestión.
Moda re-, un modelo de éxito en la economía circular

Modelo de economía circular

Moda re- S. Coop de Iniciativa Social tiene 41 socios cooperativistas y 39 socios colaboradores de todo el país. Facilitaron el acceso al empleo a 930 personas, 463 de ellas en riesgo o situación de exclusión social. Más del 60% de las personas empleadas por los socios de “moda re-” acceden a un empleo normalizado tras pasar por un puesto de inserción. Además, las tiendas han donado más de 600.000 prendas a personas con necesidad.

Desde su lanzamiento en abril de 2018, la cooperativa “moda re-” ha experimentado un crecimiento imparable como modelo de economía circular centrado en la gestión del círculo completo de la ropa usada: recogida, reutilización, reciclaje, donación y venta. Dispone de 40 puntos de recepción de ropa y 3 plantas industriales situadas en Bilbao, Valencia y Barcelona, en las que las prendas son preparadas para su reutilización o reciclado.

La cooperativa cuenta con más de 6.147 contenedores en vía pública y otras localizaciones privadas (como colegios, centros de salud o superficies comerciales). Aquellas prendas aptas para ofrecerles una segunda vida, son puestas a la venta en una de sus cerca de 100 tiendas propias, donde, además, las personas que lo necesitan, pueden adquirir también sus prendas, a través de una experiencia de compra normalizada y sin ningún coste.

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?