211 trabajadores han muerto en accidente laboral de enero a abril de este año

211 trabajadores han muerto en accidente laboral de enero a abril de este año
Los accidentes en el trabajo se han cobrado la vida de 211 personas entre enero y abril de este año. Otras 353.146 sufrieron un accidente de trabajo o padecieron una enfermedad laboral.

Los fallecimientos de trabajadores experimentaron un descenso del 8,7% (20 muertes menos) respecto a los cuatro primeros del año anterior, mientras que las bajas laborales aumentaron un 16,9%, según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

La proliferación de la COVID-19, junto a la temporalidad y rotación de los puestos, el exceso de carga de trabajo y el miedo al contagio, está detrás del aumento de accidentes laborales en el sector sanitario y social (más del 60%). Sin que los sectores donde habitualmente se registran mayor accidentalidad hayan experimentado mejoras comparativas.

Durante la jornada de trabajo han fallecido 176 personas, son ocho menos respecto al dato de abril de 2020 (-4,3%). 35 fallecimientos fueron in itinere, 12 menos que en abril de 2020 (-25,5%), debido a la reducción de los desplazamientos ya que muchas personas siguen en teletrabajo. La primera causa de muerte en el trabajo fueron los infartos y derrames cerebrales (67 accidentes), seguida de los accidentes de tráfico (29 muertes).

A más actividad, más siniestralidad

El incremento en el número de accidentes con baja, así como la mayor incidencia de los accidentes durante la jornada laboral, se explica por la reanudación de la actividad empresarial, parcialmente paralizada en abril de 2020. De hecho, aquellos sectores que tradicionalmente presentan tasas de incidencias más alta encabezan de nuevo la estadística. Pero es que en el sector servicios han muerto casi 100 trabajadores, lo que estaría relacionado con las precarias condiciones de trabajo.

En cuanto, al impacto de la COVID-19 los datos muestran que 5.314 personas enfermaron por coronavirus, cinco con resultado mortal y diez con pronóstico grave. El sector socio-sanitario ha registrado un aumento del 53,9% en el índice de incidencia de los accidentes con baja ocurridos durante la jornada laboral. Además, los accidentes laborales se incrementaron un 60,4%.

Los sindicatos insisten en la necesidad de derogar las reformas laborales, que cronifican la precariedad y la indefensión de los trabajadores ante la falta de medidas de prevención y seguridad, así como un pacto social para acordar un plan de choque contra los riesgos psicosociales, primera causa de muerte de los trabajadores en sus puestos de trabajo.