España sigue siendo un país con salarios bajos

España sigue siendo un país con salarios bajos
Los salarios que se pagan actualmente en España no permiten dibujar un futuro de un crecimiento más justo, igualitario y sostenible. La nómina más habitual para las personas trabajadoras en nuestro país apenas supera los 1.000 euros.

Los bajos salarios, unidos a la precariedad y el desempleo, están detrás del hecho de que en España el porcentaje de trabajadores pobres sea superior en 3,5 puntos al de la media de la UE. En 2019, la fuerza laboral pobre de nuestro país fue del 12,7% de la población con empleo. No es algo coyuntural, en los últimos 10 años, España ha registrado ininterrumpidamente cinco de los peores ratios de la UE-28.

Aunque la estadística dice que el salario medio en España está en torno a los 1.700 euros al mes, la realidad es que el salario más frecuente es de 1.025 euros, (suponiendo un trabajador sin hijos a cargo y con contrato indefinido, y catorce pagas al año)

En 2019, la retribución más común entre la población trabajadora rondaba los 18.490 euros brutos al año. Casi un 25% inferior al salario medio (24.395 euros al año), lo que da idea de la amplitud de la brecha salarial.

La media de la retribución apenas creció un 1,6% respecto al año anterior. Una pírrica subida, por encima del crecimiento del IPC (0,7%), pero en un contexto económico favorable en el que el PIB aumentó el 2%, y el empleo el 2,3%

Este insuficiente aumento salarial se produce, no hay que olvidarlo, en una escenario endémico de bajos salarios. De hecho, el porcentaje de personas cuyos ingresos anuales eran inferiores al salario mínimo interprofesional era del 18,1% de la población empleada, cuatros puntos porcentuales más que en 2018.

No es de extrañar que los niveles de desigualdad retributiva sean en la actualidad más altos que al inicio de la pasada crisis. El coeficiente de Gini alcanzó los 33 puntos en 2019, 6 décimas más que en 2008.

La subida de salario mínimo

Al haber subido el salario mínimo un 22,3%, para llegar a los 900 euros mensuales, más trabajadores quedaron encuadrados en el sector de bajos ingresos. Lo que sumado a los trabajadores que cobran entre un 1 y 2 veces el SMI (46,3%), el resultado global es que hasta un 64,4% de los trabajadores presentan ingresos inferiores a 2 veces el SMI.

La brecha salarial de género se sitúa en el 19,5%

La brecha salarial anual entre mujeres y hombres se sitúa en un 19,5%, 1,9 puntos inferior a la existente un año antes, pero aún muy elevada. La ligera mejora se debe a que los salarios de las mujeres aumentaron más que los de los hombres en 2019 (3,2% frente a 0,7%). Pero lo cierto es que en 2019 las mujeres ganaron de media 5.252 euros anuales menos que los hombres.

“El crecimiento de los salarios debe estar en el centro de la agenda política si se quieren sentar las bases de un crecimiento más justo, igualitario y sostenible. El Gobierno debe cumplir sus compromisos y acabar con la precariedad y el empobrecimiento de muchas familias. No podemos esperar más. La recuperación no puede dejar a nadie atrás”, apunta UGT.

 

One thought on “España sigue siendo un país con salarios bajos

Comments are closed.