El sindicalismo mundial pide una recuperación justa basada en la creación de trabajo decente

El sindicalismo mundial pide una recuperación justa basada en la creación de trabajo decente
Trabajadores y trabajadoras de todo el mundo conmemoran la 13° Jornada Mundial por el Trabajo Decente, convocada por la Confederación Sindical Internacional (CSI), reclamando una recuperación justa basada en la creación de trabajo decente.

Esta nueva convocatoria –que se celebra desde 2008 el 7 de octubre– tiene como lema Justo crear Empleo. Construir una recuperación para todos y se desarrolla en un contexto de “cataclismo” provocado por el impacto de la pandemia en el mundo del trabajo. Más de 200 millones de puestos de trabajo destruidos y otros 100 millones que corren el riesgo de perderse, con un elevado número de personas desempleadas –en su mayoría mujeres– es la dura realidad que denuncia el movimiento sindical mundial y reclama “prioridad absoluta” a los Gobiernos. “Tienen que comprometerse a lograr el pleno empleo. De este modo se sentaría las bases para la seguridad económica y la justicia social”, señala Sharan Burrow, secretaria general de la CSI.

La líder sindical estima que la creación de 575 millones de puestos de trabajo y la formalización de, al menos, la mitad del empleo informal, permitirá alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (n 8) de aquí a 2030, un compromiso ineludible del conjunto de las naciones unidas. En este sentido, insta a que se abra “urgentemente” un diálogo social que permita negociar a Gobierno, sindicatos y empresarios este objetivo.

“Ha de apuntarse especialmente a crear puestos de trabajo en un sector de importancia vital como es el del cuidado, así como en infraestructura. Nuestra demanda de empleo puede alcanzarse, en particular si los Gobiernos establecen políticas fiscales equitativas en lugar de permitir que un reducido número de personas acaparen cientos de millones de dólares eludiendo impuestos. Esos ingresos podrían impulsar la creación de empleo”, apunta Burrow.

Un nuevo contrato social

En opinión de la dirigente sindical, “el mercado laboral mundial está fracturado. Los Gobiernos no han conseguido regularlo y han perdido de vista el objetivo del pleno empleo. El trabajo es aún más precario que antes de declararse la pandemia, y esto requiere que cambien las reglas de manera que las personas estén protegidas frente a una cada vez mayor explotación e inseguridad”. Por eso, resulta esencial para la recuperación la creación de trabajo decente, “elemento central del nuevo contrato social, junto con derechos, protección social, igualdad e inclusión”.