Francisco pide un salario universal para acceder a “los más elementales bienes de la vida” y la reducción de la jornada laboral para crear trabajo

Francisco pide un salario universal para acceder a “los más elementales bienes de la vida” y la reducción de la jornada laboral para crear trabajo
  • Renueva su compromiso con los movimientos populares en su anhelo por tierra, techo y trabajo; se ha sumado al diálogo por superar un sistema “ecocida y genocida”, a favor de modelos socioeconómicos que “tengan rostro humano”.
  • Reclama liberar las patentes de las vacunas y condonar las deudas a los países pobres, entre otras medidas dirigidas a sectores económicos, corporaciones, instituciones políticas y religiosas.
  • Propone la parábola del Buen Samaritano, la de los “samaritanos colectivos”, que reaccionan contra “la injusticia social, racial o machista” y la “herida de la dignidad humana”;  y ofrece los principios de la Doctrina Social de la Iglesia para ayudar a concretar esa “búsqueda humanista alternativa a la globalización capitalista”.

Mensaje del papa Francisco
—Documento Salvemos a la humanidad y al planeta.
—Documental La fuerza del nosotros. Los movimientos populares durante la pandemia.
— Análisis | Del I al IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares
—Participación | Opina del mensaje de Francisco, con una nota de voz al WhatApp de la redacción (+34 629 862 283)
—Reacciones | Trabajadores y activistas hacen suyas las propuestas de Francisco a los Movimientos Populares
—Reacciones | Líderes sindicales de España celebran las propuestas del papa Francisco
—Reacciones | Maru Megina, presidenta de la HOAC, acoge el llamamiento de Francisco a hacernos presente en las periferias
—Tribuna | En el nombre de Dios os pido…
—Tribuna | La humanidad sufriente desde la dignidad y la esperanza
—Tribuna | ¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba…? (Lc 24, 32)

En su intervención ante los delegados y las delegadas del IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares, el papa Francisco ha trasladado un mensaje muy directo y concreto, para pensar junto a los movimientos populares el camino para “salir mejores” de esta crisis signada por el descarte y la exclusión que la pandemia por COVID-19 ha profundizado.

Queridos poetas sociales

Queridos poetas sociales, es una referencia explícita a la entrega de los militantes de los movimientos populares, creadores de esperanza “donde solo aparece descarte y exclusión” y sienten “como propio el dolor de los otros”, que son hermanos de una misma humanidad. Les ha agradecido hacerle “parte del proceso histórico”, y del “un diálogo que nace en las periferias” y que anhela tierra, techo y trabajo, “cuidado y comunidad”.

Francisco ha querido sumarse a este diálogo para superar un mundo “ecocida y genocida” que esta pandemia ha hecho acrecentar “las desigualdades sociales que azotan nuestros pueblos” y transparentar “la desgarradora situación de tantos hermanos y hermanas, esa situación que tantos mecanismos de post-verdad no pudieron ocultar”.

Bienaventurados

En la segunda parte, Bienaventurados, designa a los movimientos populares como “parte fundamental de esa humanidad que lucha por la vida frente a un sistema de muerte”, cuidando a la humanidad sufriente se hacen realidad las bienaventuranzas que tienen que extenderse allá “donde la vida sea amenazada” por las “estructuras de pecado”. “El cambio personal es necesario, pero es imprescindible también ajustar nuestros modelos socieconómicos para que tengan rostro humano”, ha señalado Francisco.

En este sentido ha pedido a distintos sectores económicos, corporaciones, instituciones políticas y religiosas que liberen las patentes de las vacunas; condonen las deudas a los países pobres; dejen de destruir la casa común; dejen de imponer “estructuras monopólicas de producción y distribución”; cesen de fabricar y traficar con armas; dejen de explotar la fragilidad humana; liberen el acceso de contenidos educativos; adema, aboga por acabar con la lógica de la posverdad; cesen “las agresiones, los bloqueos, sanciones unilaterales”; a los políticos, que escuchen y “representen a sus pueblos y trabajen por el bien común”; y a los líderes religiosos les ha pedido que “estemos junto a los pueblos, los trabajadores, los humildes y luchemos junto a ellos para que el desarrollo humano integral sea una realidad”.

“Este sistema con su lógica implacable de la ganancia está escapando a todo dominio humano. Es hora de frenar esta locomotora. Todavía estamos a tiempo”, ha subrayado.

Soñemos juntos

En la tercera parte del mensaje, Soñemos juntos, el papa Francisco ha querido expresar un sueño junto con los trabajadores más humildes, que deben protagonizar los procesos de cambio, “sobre el futuro que debemos construir”, para no volver atrás y mejorar el mundo. En las manos y en la fuerza comunitaria de los movimientos populares, dice el Papa, está la capacidad de “ponernos en movimiento” y de ser capaces de superar la situación actual, el “statu quo”, el “egoísmo del fuerte y el conformismo del débil”.

Soñar juntos y junto con otros para proponer “nuevos mundos posibles” que hagan viable “ese buen vivir en armonía con toda la humanidad y con la creación”. De ahí que Francisco haya planteado que para salir mejor “de estas crisis” haga falta una actitud reflejada en la parábola del Buen samaritano (central en Fratelli tutti), de los “samaritanos colectivos”, como ha definido también a los movimientos populares, que reaccionan contra “la injusticia social, racial o machista” y la “herida de la dignidad humana” y buscar que muchos más “se sumen en este sentir: los pobres y oprimidos de la tierra se lo merecen, nuestra casa común nos lo reclama”.

En este punto, Francisco ha ofrecido los principios de la Doctrina Social de la Iglesia para ayudar a concretar esa “búsqueda humanista alternativa a la globalización capitalista”, mediaciones concretas “para plasmar a nivel social y cultural la Buena Noticia”.

Defiende el principio de solidaridad, “que busca enfrentar los sistemas injustos” y construir una cultura de la solidaridad que expresa “una determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común” (CDSI, 193). “Estimular y promover la participación y la subsidiariedad entre movimientos y pueblos” es otro principio señalado para “promover una economía y una política” que reconozca el protagonismo de los movimientos populares y de cuantas expresiones sociales de todo tipo “a las que las personas dan vida” y hacen posible “su efectivo crecimiento social” (Cfr. CDSI, 185)

Tiempo de actuar

En la última parte de su intervención, Tiempo de actuar, Francisco ha concretado dos medidas: un ingreso básico o salario universal para que cualquier persona pueda acceder “a los más elementales bienes de la vida”. En esta “justa” propuesta de “distribución humana de los recursos” reclama a los gobiernos “establecer esquemas fiscales y redistributivos” que sean equitativos, pero sin olvidar “que las grande fortunas de hoy son fruto del trabajo, la investigación científica, y la innovación técnica de miles de hombres y mujeres a lo largo de generaciones”.

Y en segundo lugar, ha propuesto la reducción de la jornada laboral, que se necesita explorar “con cierta urgencia”, para que haya un mayor acceso a puestos de trabajo. “No puede haber tantas personas agobiadas por el exceso de trabajo y tantas otras agobiadas por falta de trabajo”, ha manifestado. Estas dos medidas se suman a otras que ha dialogado en encuentros anteriores y que “no resuelven el problema de fondo…, aunque “marcarían un camino positivo”.

Francisco está convencido de que “el mundo se ve mejor desde las periferias”, por eso reclama que se les escuche y se les permita participar en los ámbitos de decisión y abrir caminos de esperanza. “El sufrimiento del mundo se entiende mejor junto a los que sufren”.

Finalmente, ha vuelto a reafirmar el compromiso de “poner la economía al servicio de los pueblos”, como garantía de justicia social y del cuidado de la casa común; y seguir “soñando juntos” impulsado la agenda de tierra, techo y trabajo. “Yo voy a estar con ustedes”, ha concluido.

 

6 thoughts on “Francisco pide un salario universal para acceder a “los más elementales bienes de la vida” y la reducción de la jornada laboral para crear trabajo

Comments are closed.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?