Unai Sordo plantea instaurar un nuevo contrato social “cuyo eje principal sea el trabajo decente”

Unai Sordo plantea instaurar un nuevo contrato social “cuyo eje principal sea el trabajo decente”
Foto | @ccoo, vía Twitter
—Unai Sordo es reelegido secretario general de CCOO, con el 93,7% de los apoyos, renueva su equipo de dirección, para desarrollar una estrategia sindical con la vista puesta en el nuevo contrato social del siglo XXI.
—La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, que ha recibido una larga y atronadora ovación, reconoce a la organización sindical como su casa y realiza un alegato de los valores que aporta el mundo del trabajo a la democracia, “son las personas trabajadoras las que construyen este país”. Díaz se ha comprometido “solemnemente” a seguir subiendo el salario mínimo interprofesional, a derogar la reforma laboral y anuncia un plan de choque contra la siniestralidad laboral.

Comisiones Obreras concluye su congreso “Actuar para avanzar”, con la vista puesta en el nuevo contrato social del siglo XXI, disputar la hegemonía cultural, lograr más derechos para los trabajadores y las trabajadoras, y desarrollar una organización más flexible y “porosa”, en palabras del líder sindical, que atienda al conjunto de la familia trabajadora y ayude a construir una sociedad más justa.

En la intervención de clausura, Unai Sordo, secretario general reelegido para un segundo mandato (2021-2025), ha destacado “la coherencia, el fortalecimiento y cohesión interna que ha conseguido este congreso antes los retos que tenemos”. Ha reconocido también el apoyo del mundo de la cultura, con el manifiesto conjunto presentado en el congreso.

Sordo ha pedido a su gente “ponerse en modo pospandémico” para abordar “la encrucijada” en la que se encuentra el país, que aún sufre las consecuencias de la medias adoptadas en la crisis económica de 2008, y que han generado enormes brechas de desigualdad, “insoportables” para muchas personas. Antes las incertidumbres y las inseguridades, el sindicato debe generar certezas en los distintas conflictos sociales.

Ha defendido instaurar un nuevo contrato social, “cuyo eje principal sea el trabajo decente, que bebe del siglo XX, pero que tiene que abordar los nuevos paradigmas del XXI” y  construir una sociedad más fraternal. “Esto es lo que está en juego”, ha subrayado. “Todo el mundo está tomando posiciones”, pero las que más preocupan “son las que encabezan las políticas del odio y del señalamiento”, que sitúan a las personas más vulnerables como responsables.

El líder de Comisiones Obreras ha insistido en la configuración de un nuevo contrato social del que “no se puede descabalgar la regulación del trabajo”, la negociación colectiva y el diálogo social. “No se puede minusvalorar la aportación del mundo del trabajo, sin el cual nos convierte en una sociedad despiadada. Es una injusticia y un error político”, ha denunciado.

Al Gobierno de coalición, “prudencia y medidas concretas”

En su intervención, ha recordado que la política deber ponerse “a resolver los problemas que tiene la gente y seriedad en la gestión de las cosas que pasan”. Ha llamado la atención sobre las estrategias políticas, alertando sobre “posibles adelantos electorales”, para pedir a los partidos del gobierno “prudencia y medidas concretas, pasar de la retorica a las políticas del comer”. “Dejarse de pugnas del relato, porque a la gente que no llega a final de mes le entran por un oído y le salen por el otro”, ha subrayado.

El dirigente sindical ha develado que, desde enero, una parte de la reforma laboral ya estaba muy avanzada, en relación a la corrección de las materias de la negociación colectiva. En este punto, ha pedido al Gobierno “respeto al diálogo social”, avisando de que los bloqueos se resolverán con movilizaciones. La reforma laboral es la vida sufriente de miles de trabajadores, “un modelo laboral pensado para devaluar el país y precarizar el empleo”, ha denunciado.

Las tensiones en el Gobierno de coalición se han escenificado en la jornada de clausura del congreso. Si ayer el presidente de la CEOE salía en defensa de la vicepresidenta Calviño, hoy la vicepresidenta Díaz ha recibido el nítido apoyo del sindicato para abordar la negociación y derogar la reforma laboral de 2012, “a pesar de todas las resistencias, que son muchas” para que “la gente pueda vivir con dignidad” y pese a “todas aquellas personas que, estén donde estén, jamás han querido alterar el modelo de precariedad que ha impuesto la derecha unilateralmente en nuestro país”.

Financiación y modelo territorial

Aunque el consenso interno es mayoritario, durante el congreso han salido a relucir asuntos que tensionan la organización, del mismo modo que están fragmentando a la sociedad española. Entre ellos, la financiación autonómica y el modelo territorial del Estado.

Recogiendo el guante, Sordo ha reconocido que son asuntos que todavía hay que seguir debatiendo en profundidad, con rigor y alcance de miras, ligados a la fiscalidad y los servicios públicos básicos, fuera de la apretada agenda de un congreso.

Sin embargo, se ha mostrado más categórico a la hora de abordar las cuestiones relacionadas con las identidades, tomando partido por la idea de que el sindicato, frente a la tendencia a compartimentalizar las causas, debe ser un “agregador de causas, en las que quepan todas las causas”, apostando por “la integración de las diversidades de desigualdad y no ir a por la vía de la desagregación”.

“Creo sinceramente que nuestra función no está en profundizar en esta compartimentación de causas, sino en buscar las palancas de acción para que esas causas, que son nuestras causas, sean combatidas desde el sindicato y la acción sindical”, han sido sus palabras.

Transiciones justas y sostenibles

En el balance de estos cuatros años y medio de mandato, respaldado ampliamente, Sordo ha apostado por ganar en capacidad para intervenir en los procesos de transición con el fin de asegurar la equidad y la sostenibilidad, reforzando el diálogo social, que “existe muy remotamente”, al tiempo que criticaba que la información que el sindicato recibe de la utilización de los fondos europeos es “mera información”.

También ha resaltado la necesidad de la organización de “adaptarte a las circunstancias cambiantes de la vida”, pero sin que eso signifique apuntarse “a todo lo que se menea, defienda lo que defienda y reivindique lo que reivindique”.

Con mirada periférica

Eso sí, ha hecho una encendida defensa de la “confederalidad” como elemento de solidaridad compartida, “con mirada periférica”, de modo que “las partes fuertes de la organización y de la clase trabajadora estén a disposición y desarrollen la colaboración con las partes más debilitadas de la clase trabajadora y de las organizaciones más débiles”.

El gran reto que Sordo ha identificado es la “reconfiguración del modelo social y de país”, a lo que en otras ocasiones ha referido como “nuevo contrato social para el siglo XXI”.

Para ello, ha pedido un sindicato más flexible, más poroso, con mayor penetración de la clase trabajadora, que mantenga relaciones preferentes con los movimientos sociales con los que debe tenerlas, capaz de llegar a más espacios y de atender las nuevas realidades del trabajo, porque, ha dicho “seguimos teniendo demasiado presente la realidad del trabajo fordista”.

Sus propuestas para afilar la herramienta que es un sindicato, en su opinión, servirán para dotar a Comisiones Obreras de la “capacidad de desarrollar el sindicato en el mundo que ya está aquí”, de ganar “capacidad contractual para ser influyente”. “De esto va esta película”, ha concluido. El informe general ha tenido el apoyo de 664 votos a favor, 12 en contra y 17 abstenciones.

Dirección renovada

La reelección de Unai Sordo, en la secretaría general del sindicato ha contado el apoyo del 659 votos a favor (93,7%) y 44 abstenciones.

El congreso ha elegido a los miembros de la comisión ejecutiva que ha tenido un amplio apoyo, 661 votos a favor y 49 abstenciones. Un órgano de gobierno más reducido, al pasar de 15  a 12 miembros, y renovado, con la incorporación de 4 sindicalistas –temporalmente ha quedado fuera un joven trabajador al no cumplir los criterios mínimos establecidos en los estatutos–. Continúan María Cardeñosa (Finanzas), Carlos Bravo (Política social), Cristina Faciaben (Internacional), Carlos Gutiérrez (Nuevas realidades del trabajo), Mariano Sanz (Medioambiente), Mari Cruz Vicente (Acción sindical) y Empar Pablo (Comunicación); y se incorporan cuatro dirigente sindicales, dos de organizaciones territoriales del sindicato: Carolina Vidal (Castilla-La Mancha) y Carmen Vidal (Madrid), y dos de organizaciones sectoriales: Vicente Sánchez (Construcción) y Agustín Martín (Industria), que ocupará la poderosa secretaría de Organización.

 

One thought on “Unai Sordo plantea instaurar un nuevo contrato social “cuyo eje principal sea el trabajo decente”

Comments are closed.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?