La campaña “CIEs NO” pide el cierre del CIE de Valencia ante la imposibilidad de contener el brote de COVID-19

La campaña “CIEs NO” pide el cierre del CIE de Valencia ante la imposibilidad de contener el brote de COVID-19
Ante la aparición de un brote de COVID-19 y la imposibilidad de asegurar las medidas sanitarias adecuadas, las entidades de la campaña por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones pide la clausura del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Valencia.

Los contagios dentro del CIE, entre otras factores, se deban a “la falta de medidas adoptadas por la dirección del centro y el juez de control, encargados de garantizar el bienestar de las personas internadas”, según las asociaciones y colectivos de esta campaña, entre las que están las trabajadoras y los trabajadores cristianos de la HOAC diocesana.

Al menos, siete internos habrían dado positivo en las pruebas PCR realizadas a personas internas con síntomas que han tenido que insistir repetidas veces para contar con un diagnóstico fiable.

Según las explicaciones de personas internadas, el pasado día 3 de enero hubo quien empezó a sentir síntomas de COVID, sin que el personal del CIE tomara medidas algunas ante el posible contagio. Fue la campaña “CIEs no” la que puso en conocimiento del posible brote de COVID a la Conselleria de Sanidad y al Síndic de Greuges para que se tomaran las medidas adecuadas para proteger la salud de los internos y velar por el respeto de sus derechos.

Finalmente, el día 8 de enero, comenzaron a realizarse las pruebas PCR cuyos resultados conocidos se han conocido hoy. Además de los internos, la infección habría alcanzado también a varios agentes de policía que operan en las instalaciones.

Medidas preventivas ineficaces

Al parecer, se están aplicando las medidas de contención del virus, eso sí, con posterioridad a que se produjera el brote. Personas internas, no obstante, afirman que los protocolos aplicados son ineficaces dado que, aunque se haya aislado a las personas confirmadas de contagio, no se han practicado pruebas a todos los internos y siguen compartiendo espacios comunes.

También puedes leer —  Salud laboral a distancia

Varios internos manifiestan tener “miedo de coger la enfermedad” y denuncian que están encerrados “como animales” y que los funcionarios no “prestan atención a la sanidad”. Según su testimonio, se encuentran hacinados en los pasillos de las instalaciones.

Las entidades de la campaña “CIEs no” consideran que esta situación puede agravarse y generar problemas de convivencia tanto entre los internos como con la policía, al tiempo que denuncian las deficiencias higiénicas, el hacinamiento, las zonas de recreo reducidas y la falta de distancia de seguridad en las celdas que han sido objeto de denuncia durante varios años por las distintas organizaciones sociales y los testimonios de los internos que las califican como condiciones de vida inhumanas”.

“Dada la situación actual en el interior del CIE de Zapadores y teniendo en cuenta la imposibilidad de establecer medidas de prevención y protección de las personas internas y, por tanto, de garantizar la salud de las mismas, exigimos el cierre del Centro de Internamiento de Extranjeros de Zapadores (València) y que se provea de asistencia sanitaria adecuada a todos aquellos internos que la soliciten”, reza el comunicado emitido hoy.

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?