Omar Muñoz: «Me desespero de ver que no me cogen en ninguna parte por mi edad»

Omar Muñoz: «Me desespero de ver que no me cogen en ninguna parte por mi edad»
«Dura poco la alegría en la casa del pobre», dice el refrán que resume claramente cómo ha ido sucediendo la vida de Omar en los años que lleva viviendo en nuestro país.

Llegó de Colombia hace ocho años con su familia, perdió el trabajo y la casa en la que vivían, a su mujer le diagnosticaron un cáncer y se marchó a EEUU para el tratamiento, dejando a Omar solo. Más adelante, recibió ayuda para comprar una furgoneta con un socio… que acabó quedándose con ella… Ahora trabaja sin contrato en la construcción para un empresario que le paga, día a día, por jornadas interminables.

Sin embargo, Omar (60 años) se siente afortunado porque un día se encontró con «un ángel» y, al menos, tiene un techo donde dormir. Desde hace algunos meses comparte piso con Lorenzo, consiliario de la HOAC de Getafe, para quien lo de tener a gente en casa, no era ninguna novedad.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

También puedes leer —  El gravamen global mínimo para multinacionales
Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?