Comunidades latinoamericanas exigen a las compañías mineras respeto a la población y al entorno

Comunidades latinoamericanas exigen a las compañías mineras respeto a la población y al entorno
La Caravana Latinoamericana por la Ecología Integral en Tiempos Extractivistas ha llegado a nuestro país para explicar que ante la crisis socioecológica global se debe contar con los territorios y las víctimas o “no tendremos un futuro mejor.”

El obispo auxiliar de Belo Horizonte, Vicente Ferreira, afirmó en la mesa redonda organizada por Enlázate por la Justicia y el Grupo Diocesano de Ecología Integral de Sevilla: “Partimos para el cambio de los territorios, de las víctimas, sino lo hacemos así, no tendremos un futuro mejor”.

Ferreira forma parte de la caravana que ha recorrido Austria, Alemania, Italia y Bélgica, antes de llegar a nuestro país, para denunciar la situación de los territorios y las comunidades de América Latina amenazados por los proyectos mineros y exigir a las empresas, inversores e iglesias que respeten los derechos humanos y se comprometan con el cuidado de la casa común.

“Hablar de ecología integral y minería es algo transversal. El papa Francisco nos invita a conversión ecología. Este es el punto porque todos estamos afectados por el cambio climático”, ha declarado Ferreira.

El Sur como depósito de materias primas

El colombiano Juan Carlos Osorio ha insistido en que “uno de los objetivos de la caravana es que se visibilice este neocolonialismo del norte global con el sur global. El norte global ve al sur cómo un depósito de materias primas”.

Marina de Oliveira, integrante brasileña de la caravana, explicó, en una acto en Madrid organizado conjuntamente con Ecologistas en Acción y la Red de Entidades para el Desarrollo Solidario, el desastre ambiental de Brumadinho que enterró a 272 personas y parte del río Paraopeba, al romperse una presa de la compañía minera Vale.

En la zona de Piquiá de Baxio, también en Brasil se sigue extrayendo hierro, utilizando el trabajo esclavo y contaminando las aguas. Kelly Silva, ha comentado que “en nuestra comunidad todo el agua está contaminada. Todo el pueblo tiene enfermedades por la polución en la piel y en los ojos. La población se ha organizado hasta conseguir la reubicación en un nuevo territorio “Piquiá de la Conquista” libre, por el momento, del impacto de la voracidad extractivista.

También puedes leer —  Los obispos europeos llaman a tomar medidas eficaces contra la emergencia climática

Las concesiones mineras para la extracción de cobre, en la Amazonía colombiana están afectando a las fuentes de agua, cabeceras de ríos territorios indígenas, en un territorio ya afectado y desplazado por el conflicto armado. Constanza Carvajal, de Mocoa Putumayo, un territorio impactado por el cambio climático, explicó que “hay agua por todas partes, es un paraíso, reserva forestal protegida. Con los proyectos de explotación minera y petrolera, desplazaron comunidades, no hay condiciones de salud”

En el suroeste antioqueño, en Colombia, se ha entregado alrededor del 90% del territorio a la extracción de cobre, oro, plata, en detrimento de las actividades productivas locales, basadas en la agricultura, exacerbado la violencia entre pobladores y foráneos La organización y la resistencia han logrado detener una parte de la concesión minera, en el municipio de Jericó.

La Caravana Por la Ecología Integral, formada por representantes de comunidades de Brasil, Colombia, Honduras y Ecuador, busca incidir en los parlamentos, en las instituciones y organizaciones civiles y de Iglesia en asuntos como la debida diligencia, el respeto a los derechos humanos y la responsabilidad social de las empresas.

Diligencia debida

La Unión Europea ha puesto sobre la mesa una  propuesta de directiva sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad para que determinen los efectos adversos de sus actividades en los derechos humanos -trabajo infantil, explotación laboral, conflictos, violencia- y en el medioambiente y tomen medidas al respecto.

También España está preparando su propia ley, recogiendo los avances, de otros Estados que ya cuentan con una, y las propuestas del Tratado vinculante de Empresas y Derechos Humanos de la ONU .La caravana, acompañada por la red Enlázate por la Justicia, ha mantenido encuentro con entidades de la Iglesia católica y de la sociedad civil de nuestro país, a su paso por Madrid, Salamanca y Sevilla, con el objetivo de avanzar en la consolidación de redes y alianzas de solidaridad entre la Iglesia del Norte y el Sur Global.

El grupo visitante representa a la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), a través de la Comisión Especial de Ecología Integral y Minería (CEEM), y a las comunidades de la Red Iglesias y Minería, a través de la Campaña de Desinversión en Minería. 

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?