Jesús y nosotras

Jesús y nosotras
Foto | Meiying Ng (unsplash)
Después de tiempo sin vernos, me lo encuentro, me mira, me sonríe, me abraza y me dice: ¡Qué alegría verte!

Nos pusimos al día de nuestras vidas, las palabras salían solas y después de unos minutos, seguimos nuestro camino con el dulce sabor de habernos vuelto a ver. Aquel breve espacio en el que transcurrió todo, dejó durante horas una tonta sonrisa y unas ganas terribles de contárselo a todo el mundo. No sé qué «magia» operó para que este fugaz encuentro se quedara tatuado en mi corazón y cada vez que vuelve a mi memoria, retorna la curva a mi cara.

Supongo que algo parecido, pero más profundo y transcendente, vivieron las mujeres con las que Jesús se hizo el encontradizo. Todas ellas percibieron su mirada, fueron tenidas en cuenta, sonreídas y abrazadas por aquellos ojos, manos y gestos que Él les regaló. Por una vez alguien las consideraba merecedoras de atención. Por una vez, alguien se percataba de su opresión y las liberaba de todas aquellas normas que las mantenía en una impureza constante. Por una vez, alguien les tendió la mano y las condujo a su liberación. Él las trató como personas.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

También puedes leer —  Jesús de Nazaret. La mística de una sociedad fraterna
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?