La pastoral del trabajo refuerza su compromiso con la acogida y los derechos sociolaborales de las personas trabajadoras migrantes

La pastoral del trabajo refuerza su compromiso con la acogida y los derechos sociolaborales de las personas trabajadoras migrantes
La pastoral del trabajo de la Iglesia española concluye su tercer seminario Antonio Algora reforzando el compromiso de seguir acompañando a las personas migrantes, luchar por sus derechos laborales, promover la solidaridad y la justicia social. Piden a empresarios y a la Administración que busquen soluciones habitacionales para quienes que acuden a trabajar como temporeros en el campo.

La Conferencia Episcopal Española viene fortaleciendo su agenda teológica y social en la realidad de las migraciones. La implicación en la recogida de firmas y el trabajo entre bastidores para convencer al Partido Popular en la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular por una regulación extraordinaria de personas migrantes; la reciente presentación de la exhortación pastoral Comunidades acogedoras y misioneras. Identidad y marco de la pastoral con migrantes; y la pastoral del trabajo, organizando el seminario Antonio Algora, sobre el acompañamiento a los trabajadores y las trabajadoras migrantes son los tres últimos compromisos que indican claramente la naturaleza de esta prioridad en la Iglesia.

La tercer edición del seminario del que fuera durante durante varias décadas el obispo responsable de la pastoral del trabajo de toda la Iglesia, monseñor Antonio Algora, este fin de semana, ha permitido abordar una reflexión sobre la situación del acompañamiento pastoral a personas trabajadoras migrantes. También se han compartido y valorado las experiencias y vivencia, contadas en primera persona por trabajadoras y trabajadores; y, finalmente, se han evaluado los procesos de acogida e integración en comunidades y movimientos especializados de la Acción Católica.

Acogida, compromiso y solidaridad

Las experiencias de apoyo a las personas migrantes que se han compartido van desde la atención a necesidades básicas hasta la ayuda para superar trabas burocráticas y el apoyo frente a situaciones laborales injustas, “la ayuda a que se autoorganicen en la defensa de sus derechos, la denuncia de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE), el acompañamiento de trabajadores en asentamientos y la denuncia de las situaciones en las que se encuentran”, según apuntan en la nota de conclusiones publicada.

En el encuentro, se destacó la colaboración con entidades eclesiales y sociales. Esta cooperación es esencial para proporcionar una respuesta integral a las necesidades de acogida, protección, promoción e integración de los migrantes. “Esta riqueza de entidades que se coordinan para dar respuesta a la acogida, protección, promoción e integración de las personas migrantes son una muestra de la solidaridad de muchas personas con esta realidad”, afirman desde la pastoral del trabajo.

También puedes leer —  Mueren dos temporeros en el incendio de otro asentamiento de Huelva

El seminario también abordó la integración de los migrantes en las comunidades parroquiales y movimientos católicos. Se reconoció que las personas migrantes están comenzando a incorporarse en la vida comunitaria, “no sin ciertas dificultades”, aportando nuevas perspectivas. “Las personas migradas agradecen nuestra acogida y solidaridad a la vez que reivindican que quieren ser parte activa de nuestras comunidades, no solo objeto de la caridad”, se subrayó durante el encuentro.

Coordinación entre pastorales

En el diálogo, se valoró la exhortación pastoral “Comunidades acogedoras y misioneras…” como una guía clave para orientar las prioridades y compromisos en este ámbito y en el acompañamiento de las personas migradas, avanzando en coordinación con la pastoral de migraciones de la Conferencia Episcopal. Además, la pastoral del trabajo enfatiza la necesidad “poner el acento en la situaciones que como trabajadoras y trabajadores viven las personas migrantes y en la caridad política“.

Soluciones habitacionales para los temporeros

El seminario también expreso su solidaridad ante un nuevo incendio en un asentamiento de personas trabajadoras migrantes. Una treintena de chabolas ardieron recientemente en Lucena del Puerto (Huelva). En este sentido, la pastoral del trabajo pide “a empresarios y a la Administración que busquen soluciones habitacionales” dignas para las personas trabajadoras que acuden a localidades de la provincia para trabajar como temporeros en el campo.

 



 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?