Trabajadores cristianos de Galicia participan en la multitudinaria manifestación contra la macrocelulosa en Palas de Rei

Trabajadores cristianos de Galicia participan en la multitudinaria manifestación contra la macrocelulosa en Palas de Rei
Militantes de la Hermandad de la Acción Católica de los Trabajadores (HOAC) de Galicia participaron en la manifestación histórica en Palas de Rei (Lugo) para expresar su rechazo a la instalación de industria de macrocelulosa “debido a las deficiencias del proyecto y las graves consecuencias socioeconómicas y ambientales”

Miles de personas –más de 20.000, según las cifras ofrecidas por la organización–  se manifestaron este domingo en el municipio lucense de Palas del Rei. La magnitud de esta expresión de rechazo al proyecto de fábrica de macrocelulosa y fibras textiles que la multinacional portuguesa Altri quiere instalar en esta localidad de algo más de 3.000 habitantes, desbordaron todas las previsiones. Con el lema ‘Dende a Ulloa ata a ría, auga e aire son vida! Altri Non!’ [¡Desde Ulloa hasta el estuario, el agua y el aire son la vida! Altri no!] el grito sonó alto y claro, en una demostración histórica impulsada por plataformas, grupos, asociaciones y entidades de todas las latitudes de Galicia.

“Una contestación rotunda” a un proyecto que, según figura en su estudio ambiental, tendría una capacidad de producción de 400.000 toneladas de fibras solubles de base celulósica a partir de madera de eucalipto y de 200.000 toneladas de lyocel (fibra textil producida con estas fibras solubles que pretende ser un sustituto del algodón), además de contar como materia prima básica con 1,2 millones de metros cúbicos anuales de madera de eucalipto y necesitar unos 20.000 metros cúbicos de agua del río Ulla al día.

“Va en contra de todo lo que queremos”

La portavoz de la Plataforma Ulloa Viva, Marta Gontá, ha señalado que con esta movilización se ha visibilizado que la comarca no quiere este tipo de industria que son “un atentado directo a nuestra manera de vivir y a nuestro medioambiente y hoy, después de las 25.000 alegaciones que presentamos, vamos a volver a decir alto y claro que no queremos este proyecto porque va en contra de todo lo que queremos”, ha reivindicado.

Uno de las movimientos que participó en la multitudinaria manifestación ha sido la HOAC, movimiento de trabajadoras y trabajadores cristianos en las diócesis gallega, que previamente hizo pública una reflexión sobre este proyecto industrial, tomando como referencia la campaña “Cuidar el trabajo, cuidar la vida” y el magisterio social de Francisco expresado en su encíclica Laudato si’.

En este sentido, esta organización de la Iglesia que está realizando una labor de concienciar sobre la importancia de cuidar el trabajo para cuidar la vida, tanto de los trabajadores, de su vida familiar, como del entorno ambiental, esta situación les interpela y “debemos responder como creyentes”.

También puedes leer —  Trabajadores cristianos de Córdoba convocan una concentración para visibilizar "el problema social y político" de la siniestralidad laboral
FOTO | @PedroArmestre, vía X (antes Twitter)

Diálogo y transparencia

En primer lugar, reclaman diálogo y transparencia, ante un proyecto de esta envergadura, “la previsión del impacto ambiental de los emprendimientos y proyectos requiere procesos políticos transparentes y sujetos al diálogo (…) siempre es necesario alcanzar consensos entre los distintos actores sociales, que pueden aportar diferentes perspectivas, soluciones y alternativas. Pero en la mesa de discusión deben tener un lugar privilegiado los habitantes locales, quienes se preguntan por lo que quieren para ellos y para sus hijos, y pueden considerar los fines que trascienden el interés económico inmediato […]. Hace falta sinceridad y verdad en las discusiones científicas y políticas, sin reducirse a considerar qué está permitido o no por la legislación” (LS, 182-183)

La HOAC afirma que las características de este proyecto, “la información contradictoria y las medias verdades por parte de sus promotores, no responden a ese requisito de transparencia y sinceridad”. Más bien al contrario, se está transmitiendo “la prevalencia de intereses comerciales sobre las consideraciones ambientales o sociales”.

Graves consecuencias socioeconómicas y ambientales

Además, subrayan que la opinión de los habitantes de la comarca y todo el tejido social, sindical político y empresarial “muestra una clara oposición, canalizada principalmente a través de la plataforma Ulloa Viva”, debido a que las opiniones de expertos en diferentes campos de conocimiento, como son la biología, geografía, química, ingeniería, arquitectura, rechazan el proyecto por sus “graves consecuencias socioeconómicas y ambientales”. “Por lo tanto, tampoco se alcanza el consenso necesario de los diferentes actores sociales y nos unimos a este rechazo”, afirman.

También recuerdan que la creación de empleo es muy importante, pero que esto “no puede ir en detrimento de otros trabajos y el medio ambiente”. En este sentido, recuerdan las palabras del papa Francisco en la Cumbre Mundial de la OIT al señalar que “un trabajo que no cuida, que destruye la creación, que pone en peligro la supervivencia de las generaciones futuras, no es respetuoso con la dignidad de los trabajadores y no puede considerarse decente”.

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?