El parlamento mundial del trabajo aborda el reto de renovar el contrato social y el trabajo decente en la economía del cuidado

El parlamento mundial del trabajo aborda el reto de renovar el contrato social y el trabajo decente en la economía del cuidado
La 112 Conferencia Internacional del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) centrará, entre sus debates, el reto de abordar un contrato social renovado y la discusión general sobre el trabajo decente en la economía del cuidado. El Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos participa como miembro observador.

Este lunes comienza la 112 Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de la OIT. La conferencia anual reúne, en Ginebra del 3 al 14 de junio de 2024, a delegaciones de trabajadores y trabajadoras, empleadores y gobiernos de los 187 Estados miembros de esta agencia de la ONU. Durante este reunión se abordará el informe Renovar el contrato social que presentará el director general, Gilbert F. Houngbo. La discusión general de la conferencia será sobre el trabajo decente y la economía de los cuidados. También está prevista una sesión plenaria especial para debatir sobre La situación de los trabajadores de los territorios árabes ocupados. Un primer diálogo sobre la protección contra los riesgos biológicos, para ir configurando de una norma internacional del trabajo sobre este tema en la conferencia del próximo año. Y una discusión sobre los principios y derechos fundamentales en el trabajo.

Renovar el contrato social

El informe Renovar el contrato social que el director general, expondrá al pleno de la conferencia destaca la necesidad urgente de renovar los contratos sociales para hacer frente a desafíos como el cambio climático y la transformación del empleo; el impacto de la tecnología y la desigualdad; y la crisis y confianza en las instituciones. El objetivo de la OIT es ejercer el liderazgo para es asegurar más equitativa y resiliente, con una prosperidad compartida, igualdad de oportunidades y transiciones justas en un mundo en constante cambio.

El informe aborda cómo el cambio climático está transformando los mercados laborales, creando oportunidades en sectores sostenibles pero también generando incertidumbre y desplazamientos laborales. “El cambio climático no solo está redefiniendo los mercados de trabajo, sino que también está generando desplazamientos de población y riesgos para los medios de vida y la seguridad alimentaria,” señala el informe. Además, la rápida adopción de tecnologías digitales, incluida la inteligencia artificial, plantea nuevos desafíos. “La tecnología está generando inseguridad tanto entre empleadores como trabajadores, presentando problemas de transparencia, protección de datos y respeto a los derechos fundamentales en el trabajo,” se destaca en el documento.

Houngbo apunta a que los contratos sociales deben actualizarse para mantener su legitimidad y apoyo social. “Los contratos sociales deben adaptarse a las nuevas circunstancias y desafíos,” indica en el informe, enfatizando la necesidad de renovación continua para reflejar las realidades cambiantes del mundo laboral. En esta línea, “el trabajo decente es un indicador clave de un contrato social eficaz, esencial para la promoción de la justicia social,” se menciona en el texto, subrayando la interconexión entre trabajo digno y justicia social.

Una de las propuestas más importantes del informe es el papel central del diálogo social en la renovación de los contratos sociales. “El diálogo social es fundamental para renovar el contrato social y avanzar en la justicia social,” afirma el informe, destacando la importancia de la colaboración entre los actores del mundo del trabajo Además, el informe resalta la próxima Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social en 2025 como una oportunidad clave para debatir y renovar los contratos sociales.

Precisamente, hace unos días se hacía público una actualización del informe sobre Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo que revela una leve disminución del desempleo, un mayor descarte de mujeres trabajadoras del empleo y el aumento de personas trabajadoras con empleo informal. Según este informe, la tasa de desempleo mundial para este año se situará en el 4,9%, ligeramente inferior al 5% registrado en 2023, y revisando a la baja la proyección anterior del 5,2% para este año. El “déficit de empleo” –que abarca a las personas que quieren trabajar pero no pueden– alcanzará los 402 millones en 2024, incluyendo 183 millones de personas desempleadas registradas.

El estudio indica que son las mujeres, particularmente en los países más empobrecido, son las que sufren mayor descarte y exclusión por la falta de empleo y que demasiadas mujeres están completamente desvinculadas del mundo del trabajo, una situación que se explica en gran parte por los cuidados familiares de los que se tienen que hacer cargo. Finalmente, el informe también señala una desaceleración en los avances para reducir la pobreza y el aumento de personas trabajadoras con empleo informal pasando de 1.700 millones en 2005 a 2.000 millones en 2024.


COBERTURA INFORMATIVA DE NOTICIAS OBRERAS | 112 Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

El trabajo decente y la economía del cuidado

El debate general de esta conferencia internacional será sobre el trabajo decente y la economía del cuidado. Los participantes abordarán el informe que se ha elaborado en el que se analiza la situación y las necesidades del sector del cuidado, un pilar fundamental del mundo laboral contemporáneo.

La OIT define la economía del cuidado como un amplio abanico de actividades que incluye el cuidado infantil, el cuidado de personas mayores, la atención de personas con necesidades de cuidados de larga duración, las tareas domésticas, la educación y la atención de la salud. El informe subraya que el cuidado es esencial para la vida, constituyendo la base del desarrollo humano, social y económico. Las sociedades y economías dependen del trabajo de cuidados, tanto remunerado como no remunerado.

También puedes leer —  Concurso de dibujos contra el trabajo forzoso

Según el informe, los trabajos de cuidados, remunerados y no remunerados, representan casi el 18% del PIB mundial. El empleo remunerado en este sector constituye el 8,7% del PIB, mientras que el trabajo no remunerado aporta un 9%. En términos de empleo, 381 millones de personas trabajan en el sector del cuidado, lo que equivale al 11,5% del total del empleo mundial. Además, el trabajo no remunerado de cuidados, que se realiza mayoritariamente en los hogares, aporta anualmente 11 billones de dólares a la economía global.

El estudio destaca que las mujeres son las principales proveedoras de cuidados, tanto remunerados como no remunerados. Se estima que 606 millones de mujeres no tienen empleo formal debido a sus responsabilidades de cuidado no remunerado, en comparación con 41 millones de hombres. Las mujeres dedican, en promedio, cuatro horas y 25 minutos al día a tareas de cuidado no remunerado, mientras que los hombres solo una hora y 23 minutos. Además, una parte significativa del trabajo remunerado de cuidados es realizado por mujeres migrantes en condiciones precarias.

La OIT  plantea a una reorganización profunda del trabajo de cuidados mediante una mayor inversión pública en servicios de cuidados. Esta medida es esencial para la justicia social, la transición hacia una economía sostenible y la igualdad de género. El documento subraya la importancia de reconocer plenamente el valor del trabajo de cuidados no remunerados y distribuir estas responsabilidades de manera más equitativa entre mujeres y hombres. Asimismo, es fundamental mejorar las condiciones laborales en el sector del cuidado, donde muchos empleos se caracterizan por la escasez de personal, horarios excesivos, bajos salarios y una significativa brecha salarial de género. También se destaca la necesidad de formalizar muchos de estos empleos, actualmente en la economía informal.

Foro Inaugural de la Coalición Mundial por la Justicia Social

Por otra parte, enesta conferencia, la segunda de Gilbert F. Houngbo como director general de la OIT, continuará desarrollando el objetivo estratégico de su mandato: la promoción de la justicia social a través del trabajo decente. En este sentido, el jueves 13 de junio se celebrará el Foro Inaugural de la Coalición Mundial por la Justicia Social, coalición que se creó a propuesta de la última CIT.

Apoyada por el Vaticano, cuenta ya con más de 250 socios, entre gobiernos, organizaciones de empleadores y de trabajadores, ONG, universidades e instituciones, también eclesiales. En este espacio se presentarán acciones concretas para alcanzar mayores cotas de justicia social y se realizarán tres diálogos temáticos: construir la resiliencia de las sociedades, mejorar la coherencia entre las políticas económicas y sociales y fomentar el diálogo social para la prosperidad compartida.

Parlamento mundial del trabajo

A la conferencia de la OIT se le llama “el parlamento mundial del trabajo”, al ser la mayor reunión de carácter global es un foro de discusión de las principales cuestiones sociales y laborales. Participan representantes de gobiernos, empresarios y trabajadores –la delegación de trabajadores y trabajadores de España está compuesta por los sindicatos CCOO, UGT, CIG y ELA– de los 187 Estados miembros de la OIT.

Además, en la CIT participa un amplio grupo de organizaciones no gubernamentales invitadas en calidad de observadoras, entre las que se cuentan el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC), con la presencia de Christine Istuirz, copresidenta de este movimiento, al que pertenece la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Noticias Obreras ofrecerá, durante estos días, una cobertura informativa específica.

En la conferencia también asisten diversas entidades de inspiración cristiana como son Caritas Internationalis, la Comisión Católica Internacional para las Migraciones, el Consejo Mundial de Iglesias, Coordinación Internacional de la Juventud Obrera Cristiana, Juventud Obrera Cristiana Internacional, Obra Kolping Internacional.

Durante la 112.a reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, las redes sociales se utilizarán como medio de comunicación. Los hashtags oficiales son #CIT2024 (en español y en francés) y #ILC2024 (en inglés). En el caso de X, se podrán etiquetar @ILO en inglés, @OITInfo en francés o a @OITNoticias en español. En el caso de Instagram, @ilo.org; y en LinkedIn y Facebook, “Organización Internacional del Trabajo”.

 

2 thoughts on “El parlamento mundial del trabajo aborda el reto de renovar el contrato social y el trabajo decente en la economía del cuidado

Comments are closed.

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?