La Santa Sede pide en la OIT que los pueblos del mundo “abracen y protejan” la importancia del trabajo decente, en el camino hacia una economía del cuidado

La Santa Sede pide en la OIT que los pueblos del mundo “abracen y protejan” la importancia del trabajo decente, en el camino hacia una economía del cuidado
Que los pueblos del mundo “abracen y protejan” la importancia del trabajo decente, en el camino hacia una economía que pueda definirse ante todo como “del cuidado”, dijo Ettore Balestrero, observador permanente de la Santa Sede ante la ONU en Ginebra, en su intervención en la 112ª Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT

“La injusticia está demasiado extendida en algunas zonas del mundo, en el África subsahariana más del 80% de las personas que trabajan se encuentran en situación de extrema pobreza, sin protección social”, denunció Balestrero en su intervención al pleno de la OIT, según recoge L’Osservatore Romano.

Las desigualdades

El nuncio apostólico señaló es evidente “el impacto persistente y profundo de las desigualdades sociales” a escala global. En África subsahariana, más del 80% de la mano de obra depende del sector informal, carente de protección social, en un contexto de extrema pobreza. Aspectos similares se observan también en Asia Meridional, América Latina y el Caribe. En muchas regiones, añadió, las mujeres siguen estando en desventaja a la hora de acceder al mercado laboral y la falta de empleo empuja a los jóvenes hacia las drogas y la delincuencia. Y también hay millones de personas que emigran en busca de trabajo o porque se ven obligadas a huir a causa de las guerras, desde Ucrania a Gaza, la violencia, el cambio climático, la persecución y la pobreza.

Las oportunidades

La Santa Sede también llamó “con preocupación” la atención sobre algunos datos demográficos, con el envejecimiento de la población, “el número de trabajadores ancianos aumenta constantemente” y las bajas tasas de natalidad ponen en peligro las previsiones habituales en materia de seguridad y servicios sociales.

También puedes leer —  Propuestas para la vida digna y el trabajo decente

Al mismo tiempo, en muchas de las economías menos desarrolladas, la población es joven y está creciendo, lo que hace necesarias nuevas oportunidades de empleo. El impacto creciente de las nuevas tecnologías y el riesgo “de una ventaja desproporcionada para unos pocos a costa del empobrecimiento de muchos” también forman parte de este panorama.

Balestrero concluyó con un llamamiento final en favor de una justicia social que sigue siendo “esencial” hoy, en un contexto en el que el valor de la persona se ve seriamente amenazado por meros criterios de utilidad.

 

One thought on “La Santa Sede pide en la OIT que los pueblos del mundo “abracen y protejan” la importancia del trabajo decente, en el camino hacia una economía del cuidado

Comments are closed.

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?