Primer diálogo sobre el “Instrumentum laboris” de la segunda parte de la asamblea sinodal

Primer diálogo sobre el “Instrumentum laboris” de la segunda parte de la asamblea sinodal
FOTO | Vía Osservatore Romano
La publicación del documento de trabajo de la segunda parte de la asamblea sinodal está prevista para los primeros días de julio.

Los días 23 y 24 de junio de 2024, se desarrolló la reunión del Consejo Ordinario del Sínodo de los Obispos, que tuvo como objetivo dialogar sobre la primera versión del Instrumentum Laboris (IL), el documento de trabajo para la segunda parte del proceso sinodal previsto del 2 de octubre al 27 de octubre del 2024.

Un proceso que se inició con una reunión previa de teólogos y teólogas, celebrada del 4 al 14 de junio de 2024, donde se articularon los 108 de 114 informes recibidos de las Conferencias Episcopales y 9 de 14 de las Iglesias Orientales Católicas; la contribución de la USG-UISG (respectivamente la Unión Internacional de Superiores Mayores y la Unión Internacional de Superioras Generales); y más de 200 observaciones, de realidades internacionales, facultades universitarias, asociaciones de fieles –entre las que se encuentra la aportación de la Hermandad Obrera de Acción Católica— o comunidades y personas particulares, además de los informes presentados por los párrocos en la reunión de trabajo de tres días de los Párrocos por el Sínodo.

A partir de estos informes, se redactó una primera versión del IL, que luego fue distribuida a unas setenta personas, representantes de todo el Pueblo de Dios, incluyendo sacerdotes, consagrados y consagradas, laicos, teólogos, agentes de pastoral y pastores, todos ellos provenientes de diversas sensibilidades eclesiales y diferentes escuelas teológicas.

“Hemos querido realizar esta amplia consulta para mantener la coherencia con el principio de circularidad –lo que viene de la base, vuelve a la base– que animó todo el proceso sinodal. Esta verificación del material elaborado a la luz de los informes recibidos pretende ser también un ejercicio, por parte de la Secretaría General, de esa rendición de cuentas (accountability) que caracteriza a la Iglesia sinodal y que, estoy seguro, dará testimonio de la autenticidad de los trabajos sinodales”, subrayó el cardenal Mario Grech, secretario general de la Secretaría General del Sínodo.

También puedes leer —  Comienzan los trabajos sobre el "Instrumentum laboris" para la asamblea sinodal de octubre de 2023

Informe de síntesis “bien acogido”

Durante la reunión, se llevó a cabo un análisis detallado del progreso del proceso sinodal, especialmente en el periodo entre las dos sesiones de la asamblea. Los informes de los miembros del consejo reflejaron un sentimiento general de gratitud y confianza en el camino emprendido. El Informe de Síntesis de la primera sesión de la asamblea sinodal ha sido “bien acogido por las comunidades locales porque se mostraba fiel a los frutos de la escucha”, subraya la nota de la Secretaría General. Asimismo, se valoró positivamente la iniciativa de convocar a un grupo de párrocos en Roma, una medida que respondió a una indicación de la asamblea de octubre de 2023 y permitió escuchar a más de 200 párrocos reunidos en Sacrofano, quienes ahora, investidos por el papa Francisco, actúan como verdaderos misioneros sinodales.

El trabajo de este año, a pesar de las limitaciones de tiempo, ayudó a los fieles a comprender que el sínodo no busca resolver problemas específicos, sino promover una dinámica de conversión pastoral y un estilo de ser y vivir la misión de la Iglesia, confiando siempre en el apoyo del Espíritu Santo. Además, se hizo un llamado a vincular más estrechamente el proceso sinodal con el camino de preparación al Jubileo, principalmente a través de la oración.

En la mañana del lunes 24 de junio, los miembros del consejo fueron recibidos en audiencia por el papa Francisco, quien los animó a continuar con su labor. Durante la reunión, también se aprobó un esbozo de programa para la próxima asamblea. Posteriormente, se redactará una nueva versión del Instrumentum Laboris, la cual será sometida nuevamente al consejo ordinario para su aprobación. Finalmente, el documento revisado será presentado al Papa para su aprobación definitiva, marcando así un paso crucial en el camino hacia la Segunda Sesión de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?