Un seminario internacional de trabajadores cristianos reclama políticas para una economía al servicio de la persona

Un seminario internacional de trabajadores cristianos reclama políticas para una economía al servicio de la persona
“La DSI nos da las claves para repensar la economía en beneficio del bien común”, ha recordado Marimar González, responsable de Compromiso y Relaciones Internacionales de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), destacando que una de las prioridades es la “repartición justa de los bienes y reclamar políticas que garanticen una economía al servicio de la persona donde el cuidado reemplace el despilfarro y la indiferencia”

Del 13 al 16 de junio de 2024, tuvo lugar el Seminario Internacional “Inflación y pérdida de poder adquisitivo, ¿qué hacer?”, organizado por la Liga Trabajador Católico/Movimiento de Trabajadores Cristianos (LOC/MTC) en la ciudad de Torres Novas.

Este espacio de formación y diálogo reunió a militantes de este movimiento con representantes de diversas organizaciones nacionales e internacionales, entre los que se encontraban Maru Megina, Marimar González y Joaquín Arriola, presidenta, responsable de Compromiso y ponente y militante de la HOAC, respectivamente.

El programa del encuentro se estructuró en diversas sesiones temáticas. La primera sesión, abordó las implicaciones de la inflación y su impacto desigual en diferentes sectores económicos. En el se destacó la necesidad de medidas que consideren las realidades socioeconómicas diversas, incluyendo formas cooperativas de consumo y estrategias para mitigar los efectos de la especulación.

La segunda sesión, corrió a cargo del profesor Arriola, que exploró los desafíos de organizar la economía en defensa de la dignidad humana y la ecología integral, enfatizando la necesidad de una redistribución más justa de la riqueza y el reconocimiento del trabajo digno. Una mesa redonda posterior analizó, en la tercera sesión, las respuestas variadas a la inflación en Alemania, España, Tirol del Sur (Italia) y Portugal, resaltando las dificultades comunes sufridas por los trabajadores y las trabajadoras con salarios más bajos ante el aumento del coste de la vida.

La cuarta sesión, realizada en trabajo por grupo, exploró cómo las discusiones previas influyen en la calidad de vida de los trabajadores y en la dignidad del trabajo, subrayando la importancia de fortalecer los sindicatos y mejorar las condiciones laborales.

También puedes leer —  Subsidio de desempleo. Después de la tormenta, ¿llegará la calma?

Finalmente, en el cierre del seminario se trasladó una visión crítica sobre las políticas económicas y financieras actuales, abogando por un enfoque centrado en el ser humano y la sostenibilidad para abordar los desafíos globales.

Corregir el modelo de crecimiento

Marimar González, responsable de Compromiso y Relaciones Internacionales de la HOAC, destacó del encuentro la profundidad de los temas abordados y la oportunidad de obtener pistas para ver “qué podemos hacer como creyentes en esta situación”.

En este sentido, “la DSI nos da las claves para repensar la economía en beneficio del bien común”, ha recordado González, destacando que una de las prioridades es la “repartición justa de los bienes y reclamar políticas que garanticen una economía al servicio de la persona donde el cuidado reemplace el despilfarro y la indiferencia”.

La responsable hoacista también ha subrayado el papel del dinero, como “bien público”, necesario “para cubrir necesidades imprescindibles y no podemos dejarlo en manos de un mercado que busca el beneficio de unos pocos”, por lo que considera “necesario corregir nuestro modelo de crecimiento que es incapaz de garantizar el cuidado de la dignidad de las personas y del medioambiente, y en el que cada vez los pobres son más pobres, sin dejar lugar a la esperanza, mientras la riqueza queda en manos de unas pocas personas”.

En esta dirección, González apuesta por “dejar paso al diálogo social, y repensar nuestro modelo de consumo y de participación”.

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?