El paro baja en junio, mientras la afiliación a la Seguridad Social sigue batiendo récords

El paro baja en junio, mientras la afiliación a la Seguridad Social sigue batiendo récords
El número de personas en desempleo descendió en junio hasta los 2.561.067, la cifra más baja en este mes desde 2008, mientras que la afiliación a la Seguridad Social vuelve a batir otro récord.

El mes de junio se cerró con 46.783 personas en paro menos. Los cerca de 2,5 millones de personas que buscan trabajo sin encontrarlo representan la cifra más baja desde agosto de hace 16 años, solo que esta vez, el número de personas con empleo supera al registrado entonces.

El paro se redujo fundamentalmente en el sector servicios (37.025 personas), pero también en la industria (4.388) y la construcción (2.954), tanto entre hombres como mujeres (24.680 fuera de las listas) provocando la cantidad de mujeres desempleadas más baja desde 2008, poco más de medio millón.

Los parados menores de 25 años también experimentaron una disminución del paro, en casi 4.000 jóvenes, registrando un nuevo mínimo histórico para estos colectivos (175.136).

Todo ello se debe más que nada al tirón de la hostelería y del comercio, en el primer mes de la temporada de verano.

La reducción del paro se ha producido en las 17 comunidades autónomas, con más intensidad en cifras absolutas, en Andalucía (-8.746 personas), Cataluña (-5.816) y en la Comunidad Valenciana (-4.929); mientras que, porcentualmente, los mayores descensos se produjeron en Castilla y León (-4,4%), Galicia (-3,4%) y Cantabria (-3,3%).


La afiliación a la Seguridad Social creció en 71.000 personas –20.000 más que en el mismo mes del año anterior, pero por debajo de los números de 2021 y 2022–, situándose en los 21.392.889, más que nunca desde que hay registros.

En junio se firmaron 1.379.963 contratos, 40.000 más que en el mes de mayo, el 41% indefinidos (576.885). Sin embargo, el número de fijos se situó algo por debajo del total firmando en el mes anterior (-8.195), y 10 puntos porcentuales por debajo del mismo mes del año anterior.

De hecho, la serie diaria ha llegado a superar los 21,4 millones de afiliados entre los días 10 y 20 de junio, y se ha mantenido por encima de los 21,3 millones el resto del mes.

La hostelería ha en junio generó 32.030 puestos nuevos, una cantidad similar a la que se dio en el comercio (30.304). Educación, en cambio ha perdido 51.645 afiliados medios. Eso sí, en términos interanuales, la educación suma 155.160 afiliados más (14,5%).

En afiliación diaria, todos los días del mes se han superado los 10 millones de mujeres trabajando, y durante los primeros 20 días del mes se han superado los 10,1 millones. Las afiliadas ya representan el 47,3% del total de ocupados.

El crecimiento del empleo femenino es del 11,8% desde el año previo a la pandemia y supera en 4 puntos al incremento producido entre los hombres, que es del 7,8%. En términos interanuales, también crece más la afiliación de las mujeres: 2,9%; frente al 2,1% de los hombres. Cerca del 55% del empleo creado en el último año es femenino.

La cifra de autónomos también asciende a niveles nunca vistos, con casi 10.000 más en junio, hasta llegar a 3.386.432, superando la cantidad anterior más elevada, correspondiente a 2008 (3.384.156).

“Mes a mes nuestras políticas demuestran que mejorando las condiciones de trabajo se mejoran el empleo y el crecimiento económico, sin embargo, no podemos conformarnos. Para seguir batiendo récords tenemos que seguir avanzando con las medidas sin perder un minuto. Sigamos demostrando que avanzar en derechos en el trabajo es el motor de la economía”, ha celebrado la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

“Hoy hay 3,4 millones de personas más con contrato indefinido y dos millones menos con contrato laboral que antes de la reforma laboral”, ha defendido, en este sentido, Díaz.

La reforma laboral funciona

Para UGT, estos datos “continúan reflejando la buena marcha del mercado laboral, que registra por quinto mes consecutivo una caída del paro registrado y un aumento del empleo afiliado, coincidiendo con el mes que da inicio al periodo estival”.

Este sindicato destaca que “la temporalidad de la afiliación, aunque aumenta este mes medio punto, continúa en niveles reducidos del 13,3%, un porcentaje que, en el mismo mes de 2021, antes de la última reforma laboral, era más del doble, el 27,9%”.

También puedes leer —  Testimonio sobre la desigualdad social en África Central

A pesar de que se está reduciendo la temporalidad, este sindicato advierte de que “no debemos olvidar que aún hay espacio de mejora para seguir avanzando en la estabilidad del empleo”.

En concreto, señala que “aún hay margen para que los contratos temporales se reduzcan”, pero también que “se puede mejorar también la propia calidad de los contratos indefinidos, perfeccionando algunas características y usos del contrato fijo discontinuo, y ampliando la protección frente al despido para que se adecue a los criterios de la Carta Social Europea Revisada, tal y como denunció UGT ante el Comité Europeo de Derechos Sociales”.

Para continuar con una mejora real de las condiciones de vida de las personas trabajadoras, la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores considera fundamental “avanzar en la reducción de la jornada, cumpliendo los compromisos del gobierno para alcanzar las 38,5 horas semanales en 2024 y las 37,5 horas en 2025, sin merma salarial y sin contrapartidas, que supongan un empeoramiento paralelo de las condiciones laborales”.

Oportunidad para mejorar la calidad del empleo

También la secretaria de Acción Sindical y Empleo de CCOO, Mari Cruz Vicente, insiste en las modificaciones legales pendientes. Este sindicato considera “de gran trascendencia la reducción de la jornada laboral y el reparto del tiempo de trabajo sin reducción salarial para la creación de empleo y reducir las tasas de paro y generar expectativas de trabajo y de vida a nuestra juventud”.

“Estamos ante una oportunidad para dar un paso importante en la necesaria reducción del tiempo de trabajo, para crear empleo y mejorar las condiciones laborales”, subraya Mari Cruz Vicente.

“Las empresas van a ser más productivas y merece la pena un esfuerzo para la búsqueda de un acuerdo en esta materia. La productividad y la competitividad basadas en largas jornadas y bajos salarios ya han demostrado su fracaso, y las empresas de este país han de apostar por la inversión productiva, por la modernización del sistema productivo y por mejores condiciones salariales y laborales, entre las que juega un papel determinante la reducción de la jornada laboral”, ha apuntado.

Para la responsable sindical, “la creación de empleo se viene consolidando y el pleno empleo ha de ser la apuesta política, para lo que hay que seguir tomando medidas desde el ámbito político y en el ámbito del diálogo y la concertación social”, de forma que se avance en un modelo económico que reduzca la estacionalidad para generar un empleo de mayor calidad, reducir la tasa de desempleo de forma especial del desempleo juvenil, y limitar la contratación a tiempo parcial que afecta de una forma injustificada en mayor medida a las mujeres.

Todavía dependientes de la actividad estacional

El secretario general de USO, Joaquín Pérez, matiza que “el patrón económico de España tropieza año tras año en la misma piedra. El dinamismo del turismo se circunscribe a tres o cuatro meses, pero después el empleo no se consolida. Además, de ese empleo indefinido que se ha creado a las puertas del verano, únicamente el 38,27% tiene una jornada completa”.

Estas contrataciones, “trabajos parciales o discontinuos, provocan que más de un millón de personas, 1.132.500 para ser exactos, estén ocupados pero registrados como demandantes de empleo. Casi 100.000 más que el mes pasado. Son trabajadores pobres: buscar cambiar de trabajo o completar su jornada y, por lo tanto, su salario. De hecho, hay otros 356.000 que tienen disponibilidad limitada, pero están buscando trabajo”, alerta Pérez.

En 2019, con algo más de 3 millones de parados, la cifra de demandantes de empleo que ya tenían una ocupación era menor: 854.294. Por todo ello, el secretario general de la Unión Sindical Obrera lamenta “que se den por buenas estas cifras del paro”. “Hay que ser críticos con el empleo que se crea: si más de 1.100.000 personas busca otro empleo, si se crea menos empleo indefinido, si las jornadas completas son minoría en los contratos indefinidos, es que el empleo no está bien”, subraya.

Entre otras medidas, Pérez también pide que se regule la reducción de la jornada laboral.

 

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?