La UE se dirige hacia una economía de guerra

La UE se dirige hacia una economía de guerra
Foto | Ahmad Nurohim (vecteezy)
Durante la pasada campaña electoral, los políticos han hecho declaraciones vacías de propuestas, no han hecho diagnósticos ni propuestas sobre los problemas que hay que afrontar.

Desde el inicio de la guerra de Ucrania distintos presidentes y ministros de la Unión Europea coinciden en afirmar que Rusia es una amenaza para Europa, que nos quiere invadir, que nos quiere atacar militarmente y que, por lo tanto, es necesario adquirir más armas, aumentar los stocks y armarse con nuevas armas dotadas de nuevas tecnologías. Este discurso va acompañado de acuerdos políticos para impulsar las adquisiciones de armas, incrementar la producción y la inversión en desarrollo de nuevas armas.

En 2014 en una cumbre de la OTAN, el presidente Obama comunicó a sus socios que los intereses de EEUU se desplazaban hacia Asia y que su voluntad era desentenderse de la seguridad europea. En esta cumbre, los países europeos se comprometieron a aumentar su gasto militar hasta el 2%. Desde 2016 y hasta la aprobación de los presupuestos de 2021 tuvieron lugar varios debates y acuerdos sobre qué impulso dar a la defensa europea.

Por primera vez, el presupuesto de la UE tenía Capítulo de Defensa, se puso en marcha el Fondo Europeo de la Defensa que tenía dos pilares, incentivar la compra de armas conjuntas por al menos tres estados e impulsar el desarrollo de nuevos sistemas de armas de fabricación europea, 13.000 millones de euros. La guerra de Ucrania sirvió para generar miedo hacia Rusia y que las encuestas de opinión fueran favorables al incremento de gasto militar.

Las políticas que la UE ha implementado en estos últimos 10 años podemos resumirlas en:

También puedes leer —  Conferencia sobre el Futuro de Europa: Iglesia católica y migraciones

Políticas dirigidas a los Estados: se nos dice que gastamos poco, poco o demasiado es una valoración subjetiva, «poco» es un concepto comparativo, ¿poco respecto de qué? Según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés), en 2023 el gasto militar mundial ha sido de 2,44 billones de dólares. La primera posición la ocupa Estados Unidos con 916.000 millones de dólares, Europa 374.000 millones de dólares (Unión Europea más Holanda y Reino Unido), China 296.000 millones de dólares y Rusia 109.000 millones de dólares, los cuatro concentran el 70% del gasto militar mundial. Es evidente que Europa gasta menos que Estados Unidos, pero si nos estamos preparando para una guerra con Rusia hay que observar que nosotros gastamos casi cuatro veces más. Por tanto, hay que considerar ¿quién amenaza a quién?

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?