Pedro Casado, trabajador precario: «Durante muchos años he tenido trabajo precario, pero me siento afortunado»

Pedro Casado, trabajador precario: «Durante muchos años he tenido trabajo precario, pero me siento afortunado»
En la parroquia de las Mercedes en Las Arenas, Getxo, Vizcaya, se ha creado el grupo Romo de iniciación a la HOAC, en el que participa Pedro Casado, licenciado en Derecho, quien ha ido alternando trabajos precarios hasta que fue contratado como sacristán.

Pedro tiene 46 años. Vive en Lejona, de toda la vida, hijo de padre obrero y jubilado de Altos Hornos de Vizcaya. Hizo primaria en un colegio religioso de las Mercedarias, luego pasó a un instituto público hasta llegar a la Universidad de Deusto. A los dos años, se pasó a la universidad pública.

Su experiencia laboral ha tenido altos y bajos, no ha sido todo lo estable que le hubiera gustado: trabajó desde 2002 hasta 2008 en una gestoría. Hubo recorte de personal y fue despedido.
Posteriormente trabajó en la empresa de máquinas expendedoras Vending, él las controlaba desde un programa de ordenador; ahí estuvo once años. Ha tenido diferentes trabajos en publicidad, eventos, carteles, incluso opositó para tramitador judicial y auxiliar administrativo de Justicia; aprobó, pero la bolsa de contratación era tan numerosa que nunca le llamaron.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

TÚ CUENTAS

Manda tu historia o danos una pista: redaccion@noticiasobreras.es
WhatsApp: 629 862 283

 

 

También puedes leer —  Arturo y el algoritmo, ¿una distopía o la realidad?
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?