Poema desesperado

Poema desesperado

En tiempos de Jesús, la irracionalidad demoníaca
campaba por sus respetos en la tierra de Israel.
¡Ay, cuántos poseídos votantes del Satán de turno!

¡Pobres endemoniados! Creían así enfrentarse
al imperio imperialísimo de la Roma imperial.
Ellos, los más fieles colaboradores de la bota fascista,
los hijos predilectos de la propaganda burguesa.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

También puedes leer —  Financiando el cambio social
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?