Un mundo al revés

Un mundo al revés
Foto I Diana Johanna Velasquez (vecteezy)

A veces me pregunto por qué tomé un día la decisión de seguirle. En ocasiones he llegado a pensar que fue por influencia de Juana, en cuya casa vivía como sirvienta y a la que me sentía siempre agradecida porque me recogió de pequeña cuando murieron mis padres.

Mi infancia había sido tan desdichada que, a pesar de que ella siempre me trató bien, yo vivía entristecida y sombría, consciente de que, lo mismo que el hambre se había llevado a mis padres, mi vida estaba encerrada para siempre dentro de los muros amenazadores de una pobreza de la que nunca podría escapar.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

También puedes leer —  La otra cara de la Pascua: Ascensión y Pentecostés
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?