Economía social y solidaria

Lo natural es cooperar

Este sistema de nuestros pecados trabaja con ahínco –y me temo que eficacia– para convencernos de que la competitividad es un gran valor. Conviene no confundir la competitividad –«rivalidad para