Trata

Barro y aliento

Toda persona, por el mero hecho de serlo, es tierra sagrada, tierra moldeada por Dios a su imagen y semejanza; tierra que cobró vida a partir del aliento que Dios