USO pide voluntad política para blindar las pensiones

USO pide voluntad política para blindar las pensiones
España gasta casi dos puntos menos de su riqueza en pensiones que la media de la Unión Europeo, por lo que financiar adecuadamente esta partida es «una cuestión de voluntad política», según el secretario general de USO, Joaquín Pérez.

Así lo afirmó en la presentación del informe Sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones: análisis y propuestas”, elaborado por el Gabinete de Estudios de USO y presentado en rueda de prensa. El gasto en pensiones supuso en 2019 el 10,8% de nuestro PIB, un porcentaje que ya se dio en 2014 y que ha permanecido prácticamente estancado desde 2013.

Pérez pide que “no se hable de que el sistema no es sostenible, puesto que el peso del gasto no ha variado. Nadie se cuestionó cómo iba a financiarse la reforma de la Constitución que blindaba el pago de la deuda, por lo tanto insistimos en que se blinden las pensiones y se introduzcan en el capítulo de Derechos Fundamentales. Y lo hacemos con cifras sobre la mesa, no con discursos vacíos”.

Según las previsiones comunitarias, España no llegará a igualar el gasto europeo hasta 2045. “Por lo tanto, no entendemos la urgencia de abordar una reforma orientada a recortar aún más los derechos de los pensionistas. La sostenibilidad del sistema es coyuntural, no estructural, producto de la brutal caída de empleo y cotizaciones de la anterior crisis. El problema requiere por lo tanto de actuaciones en origen: en el empleo”, apunta el secretario general de USO.

El informe presentado concluye que “el sistema tuvo superávit hasta 2009. Es en 2010 y 2011, y especialmente desde 2012, con el hachazo del paro, cuando un menor número de cotizaciones para sostener las pensiones las hacen incurrir en déficit. El sistema estaba más que equilibrado, pero en 2019 aún había 800.000 ocupados menos que en 2007 y buena parte de los ocupados tenían peores cotizaciones que entonces. Es ahí donde hay que volcar todos los esfuerzos: en recuperar el empleo”.

USO teme que se quiera establecer la obligatoriedad de las aportaciones a los planes de pensiones de empleo. Estos planes no refuerzan, sino que ponen en riesgo el sistema público de pensiones: merma las nóminas de los trabajadores y desvía ingresos al sistema, según el informe. En opinión de los autores,  “las aportaciones a planes privados deben ser libres y voluntarias, una forma de inversión o ahorro tan legítima como cualquier otra para quienes deseen tenerla., advierte USO.

En cuanto a la cuantía de las pensiones, el estudio demuestra que la pensión más común está entre los 600 y 700 euros, por lo que la La inmensa mayoría de los jubilados perciben una pensión inferior al Salario Mínimo, 950 euros. Desde 2014, las pensiones han perdido el 4,2% del poder adquisitivo, al no haberse revalorizado en función del alza de precios.

Este sindicato, impulsor de la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones que ha recabado ya 2 millones de firmas en favor de garantizar la suficiencia de las pensiones, ha hecho llegar sus conclusiones y propuestas al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y ante los grupos parlamentarios que forman parte de la Comisión del Pacto de Toledo.