Dos minutos

Reñir o llamar la atención

Hace años, mientras vigilaba el patio de recreo, escuché como algunos de mis alumnos conversaban animadamente con niños de otras clases y les decían: –Nuestro maestro nunca nos riñe. Sorprendidos

La sabiduría de las edades

Cuando describimos las distintas edades, solemos hacerlo desde una visión, diríamos, lineal e incluso materialista, con una mirada que se me antoja limitada y que, al mismo tiempo, nos limita.

El derecho al tiempo

«Basta un minuto para incentivar a un niño o para desanimarlo, de por vida». Escribo estas líneas un 20 de noviembre, en el día internacional dedicado a la infancia en