Una encuesta para conocer la realidad de la juventud trabajadora

Una encuesta para conocer la realidad de la juventud trabajadora
La Juventud Obrera Cristiana (JOC), movimiento especializado de Acción Católica, lanza una encuesta para conocer la situación y la realidad actual de la juventud, e «identificar aquellos aspectos que definen y caracterizan hoy su identidad obrera: su realidad, problemática, necesidades y sus esperanzas».

La identidad de los jóvenes trabajadores es el tema que la JOC está profundizando con motivo de su próxima reunión del Consejo General, máximo órgano de decisión y espacio privilegiado de revisión de la tarea realizada, de alcanzar nuevas decisiones que afronten el presente, de celebrar la vida, sin olvidar, la memoria agradecida de tantas personas comprometidas en este movimiento organizado por jóvenes y dirigido a jóvenes del mundo del trabajo. Este encuentro de jóvenes militantes, que se realizará en diciembre de 2021 en Alicante, es el punto de partida de la encuesta con la que pretende conocer los testimonios de jóvenes, entre edades comprendidas de los 14 a los 33 años, y que se podrá contestar, en este enlace, hasta el 31 de enero de 2021.

La encuesta abarca distintas dimensiones orientadas a identificar como es la relación con los estudios o el trabajo, con los sindicatos, el asociacionismo, la fe o los hábitos de consumo de ocio y tiempo libre. Para Esther Barba, presidenta de la JOC, “es importante saber que opina la juventud obrera sobre estos aspectos para que podamos identificar los cambios que puedan haber ocurrido todos estos años y las inquietudes que tiene la juventud de hoy”. En este sentido, anima a a participar en esta reflexión y compartirla “para que llegue al mayor número posible. Queremos que este 49º Consejo General sea construido por voces y testimonio de jóvenes”.

Caminar en esperanza. Siendo protagonistas

Por otro lado, la JOC acaba de realizar su escuela de formación de responsables que ha profundizado en cuestiones como acompañar a jóvenes y el papel del responsable en el acompañamiento de los procesos; las publicaciones como elemento “para seguir siendo buena noticia y altavoz esperanzador de la juventud”; y las dinámicas que ayuden promover una economía solidaria con la que están comprometidos.

Además, la escuela ha servido para revisar las tareas orientadas a un servicio y una vivencia concreta “por la construcción del reino de Dios”, teniendo en cuenta la situación generada por la COVID-19, que aunque limita el encuentro cercano, no ha impedido seguir, con otros medios, compartiendo vida, mantener las dinámicas de los equipos de militantes, los encuentros de formación y de responsables, crecer “personalmente y acompañar la vida de jóvenes y militantes”.

Este tiempo de Adviento, subrayan, “es siempre una invitación a la esperanza” que el papa Francisco anima a realizarse en “una realidad que está enraizada en lo profundo del ser humano, independientemente de las circunstancias concretas y los condicionamientos históricos en que vive. Nos habla de una sed, de una aspiración, de un anhelo de plenitud, de vida lograda, de un querer tocar lo grande, lo que llena el corazón y eleva el espíritu hacia cosas grandes, como la verdad, la bondad y la belleza, la justicia y el amor (…) La esperanza es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna. Caminemos en esperanza”. (Fratelli tutti, 55). 

“Somos los obreros que Él sigue enviando a su mies, a la vida para seguir transmitiendo con nuestro ser militante la alegría, el gozo y la esperanza de su Evangelio” señalan en su nota, “al encuentro de jóvenes que buscan y que se rebelan ante las injusticias” y se organizan para “hacer posible el proyecto humanizador del reino de Dios” siendo “protagonistas de otro mundo posible”.