Una revista de su tiempo y de sus protagonistas

Una revista de su tiempo y de sus protagonistas
Al iniciar una nueva etapa en la experiencia histórica de esta cabecera, ofrecemos a los lectores y a las lectoras el relato de los cambios introducidos más significativos y que, en buena lógica y agradecimiento, son continuación de la profesionalidad y el quehacer de quienes nos precedieron a lo largo de los 70 años de compromiso con su tiempo y sus protagonistas.

En la mesa de trabajo desde donde comienzo a escribir este texto, junto a mi libreta de notas, me acompañan un documento dialogado por el grupo de trabajo de publicaciones de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), el material aprobado en la XIII Asamblea General –que tan buenos recuerdos me trae– y el número cero, un ejemplar impreso de lo que ya es realidad: la nueva revista Noticias Obreras.

No es casual comenzar el Tema del mes desde este punto de partida. Es una forma de testimoniar de dónde vienen los cambios reflejados a partir del ejemplar que estás leyendo. El grupo de trabajo de publicaciones que la Comisión Permanente dispone para «acompañarse» en estas tareas, ha venido insistiendo en diferentes diálogos de la importancia «de adaptar los medios, actualizarlos, para seguir dando respuesta en este tiempo a su misión: la evangelización y humanización del mundo del trabajo».

Este espacio comunitario de publicaciones orientó con diferentes medidas, la concreción de los cambios. Partían de un rediseño integral de la revista: con una nueva cabecera y un lema identificativo; el paso de la revista a páginas a todo color; la mejora de la maquetación, de los textos y de las imágenes para presentar un medio más cercano y actual. Un segundo paso es la apuesta por potenciar los contenidos de análisis, opinión y los testimonios que favorezcan la formación, la conciencia social y las alternativas de vida, bienes y acción. En este sentido, nos empeñamos en contar con un mayor número de personas que colaboran en cada una de las secciones. Y un tercero es el de tratar de vincular los contenidos que se elaboran para cada número a otros medios de comunicación que la HOAC dispone en internet, para ampliar los textos que el papel, por cuestiones evidente de espacio, no permite. Una cuestión que será abordada muy pronto.

Internet y sus redes sociales están cambiando nuestra forma de comunicarnos; está mostrando otra manera de participar y de favorecer una nueva manera de influir en multitud de ámbitos. Nosotros no somos ajenos a esta realidad, de ahí que queramos atender, desde nuestras propias características, la mejora de la revista en su edición digital y su implantación en las redes sociales. Aunque no únicamente mediante esta dinámica , ya que fomentar la participación y la transparencia, puede hacerse desde otras vías. Es un reto, donde ya empezamos a dar pasos, y que va a requerir de nuestra insistencia, pero sobre todo, de vuestra atención. Noticias Obreras quiere ampliar su presencia, llegando a más personas, a más ámbitos organizativos y eclesiales. Nuestras campañas de suscripción, que no son más que una forma de decir que la revista sigue siendo válida, van a ser permanentes y en estrecha vinculación con la militancia de la HOAC, pero también con las personas suscritas que no forman parte de la organización. Sois fundamentales en el mantenimiento y la extensión de este medio de comunicación y queremos contar con todos vosotros y vosotras en esta nueva etapa.

El punto de anclaje desde dónde partimos es desde una mirada creyente que se sitúa en «el sufrimiento y des- humanización» del mundo obrero y del trabajo… desde sus periferias, no podría ser de otra forma, para volver a renovar que «ahora más que nunca, es hora de llevar la buena noticia: le pertenece». Lo hacemos en sintonía y desde las claves que la HOAC, movimiento especializado, quiere avanzar (Comunicado XIII Asamblea General HOAC, agosto 2015) en vivir la comunión de bienes, vida y acción: Acompañando la vida de las personas y colaborando con ellas a que se den las condiciones para que podamos vivir nuestra humanidad de manera plena. Colaborando a un cambio de mentalidad, para ayudar a comprender en qué consiste nuestra humanidad y cómo se construye. Colaborando al cambio de las instituciones para que estén mucho más al servicio de las necesidades de las personas, en particular de las empobrecidas. Y ayudar a construir experiencias alternativas en la forma de ser y trabajar que expresen y construyan la nueva mentalidad que necesitamos. Un primer reto será acompañar desde estas páginas la puesta en marcha, en este año que comienza, de la campaña «Trabajo digno para una sociedad decente».

Una mirada cristiana del trabajo humano
y el bien común

La nueva cabecera parte del rediseño del nombre de la revista. Hemos utilizado una tipología de letra que le otorga mucha fuerza y con ello, obtener un logotipo con la escritura de noticias obreras en minúsculas. La propuesta inicial de Carlos, diseñador que se ha volcado para ayudarnos en los cambios, la modificamos en un diálogo entre José Luis, Olga y yo, sin saber todavía que la tipografía Gotham HTF que utilizamos, la hizo popular en todo el planeta el equipo de comunicación de Obama «por su gran versatilidad y porque transmite honestidad». En esta pista me puso Pepe Montalvo, diseñador gráfico, que me escribió esta referencia por Facebook, cuando presentamos en las redes sociales la cabecera. El cuadrado que enmarca el logotipo le da solidez, consistencia… y su pantone 193 CP pertenece a la gama de colores vinculados a la trayectoria de la revista. El periodista Javier Fariñas, a través de su cuenta de Twitter, saludaba los cambios «por lo que innováis y por lo que mantenéis» y continuaba señalando que «es muy importante saber qué eres, pero también aprender a mirar una realidad muy cambiante». Juan Aguilar, comentaba en Facebook, «su sencillez. Presentando, al mismo tiempo, nuestra identidad de forma explícita». De la cabecera desaparece el valor económico de venta por ejemplar. Noticias Obreras es una revista de y para personas e instituciones que se suscriben. Ese es nuestro modelo.

El trabajo humano y el bien común son
las dos grandes referencias que hacen de
Noticias Obreras una revista especializada
desde la mirada cristiana que aporta la HOAC

«Una mirada cristiana» es nuestro marco de comunicación principal que aporta la perspectiva creyente y comprometida de la organización que edita la revista, la Hermandad Obrera de Acción Católica. El trabajo humano es «la clave esencial de toda la cuestión social si la miramos desde la perspectiva del bien del ser humano. Porque el trabajo es una dimensión esencial de la existencia humana. Y no es algo externo al ser humano, es capacidad unida al ser mismo de la persona, el trabajo es propio del ser humano» (La dignidad de la personas y el bien común. CP HOAC, Francisco Porcar (ED) diciembre 2015. Pág. 52-53.). El trabajo humano es la esencia de nuestra especialización y su sentido subjetivo, nuestra irrenunciable prioridad: la dignidad de la persona que es sujeto del trabajo.

Por otro lado, el bien común «consiste en la creación de las mejores condiciones sociales posibles en cada momento las personas puedan vivir de acuerdo a su dignidad y realizarse y, por ello, también es la creación de las condiciones sociales para que las familias, las realidades básicas de la vida social, las asociaciones sociales de todo tipo, puedan realizar lo mejor posible su función al servicio de las personas. Para construcción del bien común, supone hacer efectivo el respeto a la dignidad del ser humano y la búsqueda de su reconocimiento práctico; el desarrollo social justo, de forma que se facilite a cada uno lo que necesita para una vida verdaderamente humana; la paz como la estabilidad y la seguridad de un orden social justo; y la priorizar las necesidades de los empobrecidos» (La dignidad de la personas y el bien común. CP HOAC, Francisco Porcar (ED) diciembre 2015. Pág. 52-53.). El «bien común» es para la revista las distintas realidades sobre condiciones sociales que abordamos en las diferentes secciones: la dignidad y el respeto a todos y a todas, el desarrollo justo y sostenible, el Estado de bienestar (la educación, la sanidad, los servicios públicos, las pensiones…) y desde cada puesto de trabajo, barrio, asociación u organización y parroquia.

Así es como el «trabajo humano» y el «bien común» son las dos grandes referencias que hacen de Noticias Obreras una revista especializada, de análisis, de formación, de otros estilos de vida, de experiencias, de espiritualidad y de Iglesia en las periferias del mundo obrero y del trabajo, que se dirige a personas protagonistas con su tiempo y comprometidas en realidades y problemáticas comunes.

La revista, sus dinámicas y características

Uno de los objetivos editoriales que planteamos es favorecer la proximidad con las personas suscritas. En este sentido, adquiere gran importancia la apertura de contenidos a la participación y el diálogo mediante el uso de aplicaciones, redes sociales e internet. Dando pasos para ello, Noticias Obreras recupera su presencia en Facebook y comienza su andadura en Twitter. Pero, además, articulamos nuevos procedimientos para escuchar y contar con tu opinión, que puede concretarse desde un correo electrónico hasta la mensajería instantánea que facilitan los teléfonos móviles, para cubrir así las posibilidades de conversación y taponar cualquier indicio de brecha digital que pudiera generarse. Por eso en este tiempo, Luis nos está ayudando a mejorar los datos de las personas e instituciones suscritas con un trabajo de recogida de números telefónicos y correos electrónicos que nos posibilite lleva a cabo estas dinámicas.

Con ello, asumimos un doble reto. Por un lado, realizar una publicación más activa y participada, donde pueda establecerse un diálogo directo entre las personas que leen y escriben la publicación y que aportan su trabajo creativo, experiencial o intelectual. Un primer paso se establece en cada uno de los textos publicados en las secciones de la revista, con la aparición de la foto y la dirección de Twitter de quienes firman (en su defecto, aparecerá el tuiter @revistaNNOO), de esta forma se mejora la proximidad y se aumentan las opciones de conversación. Además, vamos a garantizar el diálogo en secciones con- cretas, inicialmente con la Editorial y el Tema del mes, pero con la voluntad de hacerlo en más secciones. Esta dinámica se especificará en el sumario de cada número, con un icono informativo, y en la sección elegida. De otro lado, queremos establecer un vínculo de cercanía con las personas e instituciones que hacen posible la publicación, para que sus opiniones puedan valorarse en la construcción de con- tenidos, en propuestas de nuevas incorporaciones, etc. Las personas suscritas, quienes nos leen, adquieren una gran relevancia en esta nueva etapa. Sentir que nos acompañáis es, a su vez, esencial.

Las páginas de la nueva revista tienen algunas peculiaridades, me detengo en explicar las más relevantes. La portada recoge una imagen que está vinculada a los contenidos publicados en la sección Tema del mes. Algunas veces podrá llevar un par de destacados, en la parte inferior, para subrayar los contenidos de secciones.

Favorecemos un vínculo de cercanía con las personas e instituciones suscritas que hacen posible la publicación, abriendo la revista a la participación, el diálogo
y a la escucha. Vamos a contar contigo

En el Sumario, en la parte superior aparecen «palabras clave» que sintetizan los contenidos más relevantes de cada mes. Ampliamos las fotografías para presentar los contenidos de las secciones, identificamos con el icono informativo la sección abierta al diálogo y la participación y, finalmente, situamos la «mancheta» editorial en el faldón de la página. En esta mancheta hemos incorporado nuevos correos electrónicos, la información del valor de la suscripción a la revista y la posibilidad de donaciones con un número de cuenta.

Cada sección (En www.noticiasobreras.es presentamos todas las secciones y su orientación) contiene una estructura informativa similar. El nombre, con icono, está adaptado a su importancia en la página y tiene un color identificativo. Fotografía en cabecera, en la mayoría de los casos, y textos de titulares integrados. La tipografía es la Gotham HTF Light, de la que hemos hablado con anterioridad y cuerpo del texto hemos buscado una similitud con algunas fuentes de uso común. Hemos optado por la tipología Oxygen (disponible en Google Fonts. Autor, Verno Adams), al ser muy legible, con licencia abierta, utilizable además para web y dispositivos digitales.

Los colaboradores y las colaboradoras, que cada vez son más, son simplemente imprescindibles para la revista. Sin su aportación, difícilmente sería posible ofrecer los contenidos con los que contamos en las secciones. Queremos seguir abriendo nuestras páginas a más personas, vinculadas a la HOAC, próximas a ella o sencillamente con valores democráticos, de búsqueda de la justicia social, la verdad y el respeto.

El Editorial de Noticias Obreras es la posición de la HOAC sobre un tema de actualidad. Esta sección está abierta a la participación de suscriptores y lectores, conforme se señala en la parte inferior de la página. La etiqueta –hashtag (cadena de caracteres formada por una o varias palabras concatenadas y precedidas por una almohadilla; se usa en las redes sociales para señalar un tema sobre el  que gira una conversación)– que se utiliza para compartir y dialogar en las redes sociales contiene el patrón: sección más número de la revista, por ejemplo: #Editorial1579. Señalamos también la fecha que será publicada en hoac.es y en sus perfiles sociales.

La sección Vidas precarias se construye con un relato basado en la experiencia y el testimonio directo de una persona víctima de precariedad. Para noticias obreras tienen un gran valor, por ser hijos e hijas de Dios en una realidad de sufrimiento, que suele estar invisibilizada y debe ser prioridad social y política.

En la sección Otra vida familiar es posible intentamos mostrar cómo desde «iglesias domésticas», desde la vida familiar, hay experiencias de modelos alternativos viables que ofrecen respuesta a las necesidades y los derechos de las familias de trabajadores y trabajadoras.

En el Tema del mes, la sección de mayor contenido, se desarrolla en profundidad una cuestión relacionada con la línea editorial y de actualidad. La nueva maqueta realiza una serie de cambios importantes en su presentación, con una propuesta de semiportada que incluye el logotipo de la revista; la presentación del tema que se aborda y la dinámica de participación que se establece. Esta propuesta de estructura en el diseño nos va a poner en disposición de realizar un cuaderno digital por cada tema del mes.

Con la presentación del proyecto que recoge la sección Experiencia, se nos propone alternativas sencillas que muestran y orientan hacia otros modos de vivir, de producir o de consumir. Y en El atrio, los artículos de opinión pretenden mostrar una Iglesia desde la calle, a ras de suelo», de un modo atractivo para quienes mantienen la mirada en nosotros desde la distancia. El Evangelio en tu vida contiene artículos de opinión que interpretan las lecturas para trasladarlas a tu día a día. Y Dos minutos y La oración de cada día, favorecen con sus textos la espiritualidad y la oración comprometida.

Sumarse a Noticias Obreras. #Tantoportanpoco

La revista, como proyecto editorial de la HOAC, quiere seguir siendo una referencia en el ámbito donde desarrolla su especialización que no es otro que el relacionado con el trabajo humano y el bien común y necesita de una comunidad donde sostenerse. Por eso, junto a los cambios relatados a lo largo de este texto, hemos realizado también una serie de acciones para ordenar y favorecer la suscripción.

En el número de diciembre incorporamos una carta que anunciaba grosso modo los cambios de esta nueva etapa y modificaciones de los tipos de suscripción y el valor económico de la revista. María José y Pili, las dos mujeres que son el alma del área de administración y suscripción, reciben vuestras llamadas de aliento y los correos incorporando datos, valorando los cambios, etc. Os lo agradecemos, al tiempo que pedimos –os pido– seguir contando con vuestra colaboración y, en la medida de las posibilidades, que nos ayudéis a crecer. Estamos llamados a ser los principales valedores de la revista, porque contar con una publicación que se autofinancia, es una inmensa alegría y estas, cuando se comparten, se hacen más grandes. A partir de enero, lanzaremos una campaña para promocionar y dar a conocer Noticias Obreras en nuestros entornos. Los dos tipos de suscripciones que tenemos, normal y digital, estarán a disposición durante seis meses a un precio muy económico con el ánimo de poder presentar la revista al mayor número de gente, organizaciones, parroquias e instituciones. Cualquier militante de la HOAC, cualquier suscriptor y suscriptora, podrá disponer de un código que facilitaremos para realizar una suscripción promocional.

Por nuestra parte vamos a poner todo el empeño y compromiso para que Noticias Obreras siga abriéndose hueco, desde el lugar donde le toca ser protagonista, para seguir construyendo Iglesia en las periferias del mundo obrero y del trabajo y, con ello, modestamente, contribuir al plan de realización humana que nos ofrece Dios a todos y a todas.

Un pasado que construye futuro

Por José Luis Palacios

Volvemos nuestra mirada al pasado con ojos agradecidos y admirados, por justicia pero también en busca de la inspiración que nos alienta a asumir con esperanza e ilusión los retos de futuro. Tenemos un pasado que nos urge a construir futuro.

Valga este breve recorrido por la historia de Noticias Obreras como sincero homenaje a todos aquellos cuantos nos han precedido en la labor. Los nombres de algunos de ellos aún guardan fresca la tinta con que han quedado impresos en nuestra memoria: Lola, José Ignacio, Cristina, José Luis, Pedro, Paco, Santiago, Juan Luis, Antonio, Ángel, Luis, Cayetano, Saturnino… Otros muchos, cuya enumeración excedería el espacio del que disponemos, han pasado ya a lo más profundo de nuestro corazón.

La época de los pioneros

No se puede glosar la trayectoria de la revista Noticias Obreras sin fijarnos también en la del periódico ¡Tú! Eran, y son, dos medios distintos pero hermanados por una misma pasión: comunicar y compartir el ideal de comunión cristiana. Los sucesos vividos en ambos medios impresos están íntimamente relacionados, como ocurre en el seno de la familia, donde cada hito biográfico de uno de sus elementos influye en la del resto.

Fue entre los meses de octubre y noviembre de 1946 cuando se celebró lo que entonces se conoció como Primera Semana Nacional de la HOAC, su asamblea constituyente, podría decirse hoy. Dos semanas después de su conclusión, ya salieron a la calle 7.500 ejemplares del primer número del periódico ¡Tú!

«Periódico de denuncia, difusión y captación de militantes obreros», como lo definió el genial Ángel Ruiz-Camps, figura indispensable en la historia de la prensa de la HOAC. Al año, en diciembre de 1947, se lanzó el boletín que con el correr de los años ha dado lugar a Noticias Obreras. Si el ¡Tú!, todo un fenómeno periodístico de la posguerra del que nunca se hablará lo suficiente, debía convencer, ser un «proyectil» en las conciencias, el llamado Boletín de Dirigentes (en realidad destinado a los primeros militantes que se incorporaban a la organización recién constituida) debía confirmar en la fe, servir de cauce para la formación y ser un foco de irradiación del pensamiento cristiano.

Ya al nacer el boletín, algunos de sus suscriptores consideraron un dispendio la calidad utilizada. Rovirosa, responsable casi único, al menos, durante los tres primeros años de la publicación, lo tenía claro: «Creemos que en el terreno individual toda modestia y toda sencillez son pocas, pero en lo tocante a nuestro ser colectivo de obreros cristianos no hay sacrificios bastantes para darle la dignidad y el prestigio que una entidad tan elevada requiere… La buena regla es: sacrificio personal para la dignificación colectiva».

Tampoco era para tanto si se tiene en cuenta que el militante de entonces pagaba dos pesetas a la semana tanto por las publicaciones como para mantener las actividades de cada centro. Había también, razones más prosaicas: «El Boletín no es una revista para leer. Es –o debe ser– un instrumento de trabajo. Debe permanecer en el bolsillo del militante todo un mes. Esto exige un buen papel necesaria- mente».

La historia no están lineal como su relato. Tampoco la de Noticias Obreras, jalonada por infinidad de cambios, altibajos e interrupciones. Aquel boletín, desde el principio, se enfrentó a una gran escasez de recursos materiales, todo tipo de presiones y no pocas hostilidades declaradas.

La hora de la audacia

Fue el cierre del semanario ¡Tú!, en 1951, el hecho que determinó en mayor medida la primera etapa de la revista. Había llegado a los 45.000 ejemplares, con una distribución no comercial y se había convertido en el segundo semanario más leído del país. El boletín inicialmente pensado para la comunicación interna debió asumir de golpe la faceta informativa que había desarrollado su publicación hermana.

Rovirosa tuvo que desentenderse, por un tiempo, de la responsabilidad directa de las publicaciones, para dedicarse a impartir charlas, cursillos y reorganizar la propia estructura del movimiento naciente, para aquel entonces, profundamente marcada por las necesidades del periódico.

La revista, escarmentada por la injerencia del régimen franquista, sorteó como pudo las dificultades. El que había sido director de ¡Tú! ocupó durante seis meses la dirección del boletín, hasta que Rovirosa volvió de nuevo a encargarse de su edición. Hubo un momento en que se decidió lanzar tres versiones del boletín hasta completar cada número mensual: una doctrinal, cuya portada lucía en rojo, otra social, con la primera página en verde, y la tercera más organizativa, de color amarillo.

El boletín pensado para la comunicación interna
tuvo que asumir de golpe la labor informativa que
venía desarrollando el periódico ¡Tú!,
cerrado por las presiones externas

En 1953 el panorama empezó a aclararse y la cabecera lucía ya como Boletín de la HOAC, el órgano de expresión por excelencia de la organización, como se decía entonces. Hasta que quedó simplemente como «Boletín» para dejar que la HOAC figurara más abajo como promotora editorial.

La faceta social del boletín fue ganando en importancia. De alguna manera, recogió la experiencia periodística protagonizada por el ¡Tú! para seguir informando de la realidad del mundo obrero, sus conflictos, sus miserias, sus alegrías y sus esperanzas. Siempre pensando en servir de plataforma de denuncia de las condiciones de vida de las familias trabajadoras y de análisis de las propuestas más convenientes a cada problema.

«Primero justicia… luego…» se titulaba una crónica muy breve sobre un trabajador fallecido al contraer una enfermedad en el trabajo, a cuya esposa había visitado la mujer del patrón durante la convalecencia. Aparecía en el número 66 del Boletín de Militantes, publicado en 1952: «Fingir caridad con un obrero enfermo a quien se ha regateado el salario, subsidios, puntos, gratificaciones, quinquenios y a quien se pretende negar los beneficios del Montenpío laborales es anticristiano, cobarde, hipócrita y egoísta».

Una de las iniciativas más recordada de la redacción del ¡Tú! fue poner en marcha un cursillo de redacción periodística por correspondencia para obreros. En la década de los años 60, el boletín reeditó la experiencia. Parte de ese caudal alimentó las aguas del boletín, siempre a la escucha, como destaca Ruiz-Camps: «Para Rovirosa la comunicación amplia y profunda con los lectores era imprescindible para los medios de información obreros. No pedía la crítica. La exigía en términos imperiosos que reflejan la importancia que daba a esa cuestión.

«¡Militantes! ¡Dirigentes –exclamaba– ¡Atención al Boletín! Buscad orientaciones prácticas. Si os parece no encontrarlas, reclamad. Pero dadle también el resultado de vuestras experiencias».

Rovirosa fue apartado de la dirección del Boletín en 1956, tras una feroz campaña contra él. Le sustituyó Ángel Ruiz-Camps. Ni por esas cesaron los ataques a la publicación. Tampoco el empeño en denunciar las injusticias y proponer la radicalidad evangélica, tan diferente del sentimiento religioso dominante. Hubo números que fueron analizados previamente por hasta tres censores eclesiásticos.

Con todo, gracias sin duda a una sabia combinación de audacia y prudencia, la versión social del boletín, que estaba considerado como un suplemento de la revista de la diócesis de Madrid, llegó a contar con 20.000 suscriptores. Sin rebajar sus críticas o la profundidad de sus análisis.

Con la aprobación de la Ley de prensa impulsada
por Fraga, la revista fue multada tres veces
y seis secuestrada entre 1968 y 1975

En 1966, con la ley de Prensa, diseñada por Fraga, que suprimió la censura previa para establecer un meticuloso entramado de sanciones que podían llevar a los periodistas ante los jueces, la publicación abandonó la tutela eclesial para sufrir entonces todo tipo de expedientes administrativos y procesos civiles y militares. El Tribunal de Orden Público abrió cerca de una treintena de casos contra el director de la revista. Tres veces fue multada y seis veces secuestrada la publicación, entre 1968 y 1975. Al respecto, comentó Ruiz-Camps: «La ley de orden público, como todas las leyes represivas marcaba una línea difusa, una tierra de nadie en la que nosotros caminábamos».

La explosión de la libertad

La recuperación de las libertades acabó con muchos de los lastres que pesaban sobre la revista. Uno de ellos era la «escasa garra» de la cabecera, como explica Ruiz-Camps: «Varias veces se había intentado modificar la cabecera en el pasado, cosa a la que se negó sistemáticamente el Ministerio de la Información».

El cambio debía ser autorizado por la Dirección General de Prensa, después de duras negociaciones. Con la última ley de prensa del régimen franquista en vigor, no convenía llamar al escrutinio de las autoridades, por lo que se optó por una ingeniosa fórmula.

«Se recurrió a la inocente triquiñuela de poner Noticias Obreras debajo de lo de Boletín de la HOAC y poco a poco aquellas dos palabras se agigantaron mientras las otras se hacían microscópicas».

Así lo contaba el imprescindible, Ruiz-Camps. Por fin, en la segunda quincena de marzo de 1979, tres meses después de aprobada la Constitución, apareció la cabecera actual sin trampas ni cartón. La portada de aquel número, estaba dedicada a las primeras elecciones libres, las votaciones para elegir a los ayuntamientos, tras cuarenta largos años de dictadura. En la sección de «Iglesia-Teología», se publicó un comentario al Documento de Puebla del Episcopado Latinoamericano. La contraportada estaba dedicada a una tira satírico-cómica elaborada por el genial dibujante Chipola.

Dos años después, en 1981, el diseño de Noticias Obreras sufrió una gran transformación adoptando en portada un estilo muy similar al que todavía hoy usa la revista Time, con un marco de color que rodea la portada. La nómina de colaboradores fue ampliándose para dar cabida a importantes firmas y artistas gráficos.

Sin embargo, el fulgor primero del cambio se fue apagando, a medida que las ilusiones de la clase obrera no terminaban de hacerse realidad y la Iglesia volvía a su callada labor pastoral, una vez concluida la suplencia a la que se vio avocada en la Transición. La mercantilización de la información, aupada por el proceso histórico de modernización de la sociedad, exacerbó el individualismo, el consumismo y el pragmatismo de la sociedad española. Aparecieron la frustración y el desencanto, al no cumplirse las grandes expectativas levantadas.

Noticias Obreras, como no podía ser menos, no quedó al margen del cambio social y cultural ni a los nuevos hábitos de las familias trabajadoras, fascinadas por las posibilidades que ofrecía primero el universo audiovisual que estalló entonces y la revolución digital que vino después. Publicaciones señeras como Cuadernos para el Diálogo, Triunfo e incluso Cambio 16 desaparecieron de los quioscos.

El sereno esplendor de la madurez

Comenzó así una etapa, quizás menos épica, pero igual de apasionante. El reto era encontrar las claves para seguir manteniendo una revista significativa para el mundo del trabajo y el laicado organizado y especializado de la Iglesia. En 1984, José María Camacho, firmó un artículo en el número 879, con las conclusiones de una encuesta a los militantes suscritos, en el que se debatía el futuro de Noticias Obreras. Ya entonces se hablaba de la crisis de la prensa, de cambio tecnológico y de la voracidad del mercado: «En menos de diez años hemos visto periódicos de toda la vida que desaparecen, otros que perdieron los primeros puestos de difusión que ocuparon desde siempre; revistas que anuncian su aparición a bombo y platillo y de la que al cabo de unos meses no se oye hablar».

No podemos resistirnos a publicar, aunque sean unas pinceladas, algunas de las conclusiones de entonces.

«En general, los lectores parecen estar mucho más satisfechos con los aspectos formales de la revista que con los aspectos de contenido».

«Las páginas de la reflexión cristiana son las de mayor aceptación».

«Desde el punto de vista de sentido crítico y el análisis, la revista no ha mejorado mucho en los últimos años».

Aquel año se abrió un proceso de reflexión en el seno de la editora de la revista, Santiago Añó dedicó en varias ocasiones la sección «La Información» a plasmar sus preocupaciones sobre el futuro de la prensa del pueblo en general y el de Noticias Obreras en particular. En la segunda quincena de mayo, escribía: «…en el campo de la información militante hay mucho por hacer, casi todo está por hacer. Y lo curioso es que es posible hacerlo hoy en día que tantas cosas son imposibles de hacer».

Al año siguiente, tras el referéndum de la OTAN, Noticias Obreras inició una campaña de solidaridad económica en busca de la viabilidad. Los lectores se implicaron, como demuestran muchas de las cartas publicadas, no solo monetariamente sino también enviado reflexiones e informaciones que enriquecieron sus contenidos.

Con los vaivenes propios de este tipo de publicaciones, más aún, cuando no hay una fortuna detrás, la revista editada por la HOAC llegó a su número 1.000, en 1989, manteniendo su comprometida línea editorial y su mirada esperanzada.

Precisamente en 1997, reapareció el ¡Tú! de la mano del periodista Pedro J. Navarro. De nuevo la HOAC se dotó de dos medios fuertemente emparentados para atender por un lado las necesidades de quienes dedican poco tiempo a la lectura y por otro de quienes demandan análisis pausados y en profundidad de la realidad social, así como un estímulo para su crecimiento personal.

Por el camino, nos dejaron el tantas veces recordado Ángel Ruiz Camps, quien falleció el 27 de marzo de 2001 y el no menos singular José Luis Aparicio, el cariñosamente denominado «Cartero de Dios», pues así le gustaba referirse a sus compañeros y compañeras militantes de la HOAC el que fuera delegado de publicaciones desde 1994 a 2000, quien dejó este mundo el 23 de diciembre de 2000.

El siglo XXI

El estilo gráfico de la revista gestado en la década de los 80 del siglo pasado resistió hasta el 2007, con sucesivos ajustes y adaptaciones, dando muestra de la fiabilidad de sus diseñadores. Con el cambio de maquetación, llegó una reordenación de los contenidos por secciones que en buena medida, con algunas variables, se ha mantenido hasta hoy.

La periodicidad de la revista pasó de quincenal a mensual, en 2011, permitiendo mayor hondura y mejor presentación de los textos publicados. Se comprenden las razones de este cambio, acompañado del inicio de la presencia de la HOAC en la red, solo con pensar en cómo internet ha cambiado la manera de relacionarnos y de comunicarnos. A lo largo de estos casi 70 años de recorrido, la HOAC ha mantenido sus intuiciones primigenias y ha sabido, algunas veces con más, otras con menos, acierto, incorporar las novedades que realmente dan valor añadido a su labor editorial.

En 2016 Noticias Obreras fue sometida a un nuevo cambio de diseño y abre nuevos métodos de difusión y relación con sus destinatarios, significa un punto y seguido de esta historia. Queridos lectores y lectoras, el futuro depende de tu apoyo y complicidad.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?