Criticas sindicales por permitir más alumnos por aula y menos profesores

Criticas sindicales por permitir más alumnos por aula y menos profesores
Los sindicatos critican el acuerdo de la Conferencia Sectorial de Educación por no obligar a las Comunidades a mantener la ratio máxima de 20 alumnos por aula y a prolongar la contratación extra de profesores  para hacer frente a la COVID-19.

“Es claramente inadecuada la relajación en las medidas de seguridad y salud, ya que establecer requisitos menos garantistas para ahorrar demuestra que no hemos aprendido de la dura pandemia que todavía enfrentamos”, critica CCOO.

En la mayor parte de las aulas va a ser imposible aplicar desdobles, debido a la falta de profesorado y ratios excesivas, aunque se reduzca a 1,2 metros la separación de los alumnos, “una irresponsabilidad”, según CCOO, que podría desembocar al final en la nada deseable educación semipresencial.

En opinión de este sindicato, “el número de estudiantes por aula debería ser de máximo 20 en cualquier etapa educativa, y para ello hay que mantener las contrataciones del curso pasado e incrementarlas en, al menos, 40.000”.

La organización de trabajadores defiende que el Gobierno y las Comunidades deberían haber tomado medidas para atender la diversidad, el incremento de la oferta educativa pública, la estabilización del personal temporal y la mejora de las condiciones de trabajo. Además, reclama reducir el horario lectivo del profesorado, su reconocimiento y un adecuado planteamiento de la carrera profesional que supongo mejorar sus condiciones laborales.

Mejorar y reforzar las medidas del pasado curso

El sindicato carga duramente contra las decisiones adoptadas, entre otras cosas porque entiende que “los fondos que se asignan a las Comunidades Autónomas deberían ir asociados a mantener y mejorar las medidas del curso pasado”. Más aún, cuando la plantilla extra, del año pasado ha demostrado ser “imprescindible”, por más que fuera “insuficiente”.

CCOO ha exigido al Ministerio de Educación y a las administraciones educativas que abandonen las medicas de recorte presupuestario e inviertan para “mejorar de forma estructural nuestro sistema educativo”. De lo contrario, no descarta convocar actuaciones y movilizaciones.