Huelga en Correos para evitar su “desguace” ante la indiferencia del Gobierno

Huelga en Correos para evitar su “desguace” ante la indiferencia del Gobierno
Las organizaciones de trabajadores más representativas de Correos han iniciado una movilización para denunciar el desguace y la reconversión del servicio público postal, que, de no mediar una solución, acabará en tres días de huelga en el mes de junio.

CCOO y UGT llevan tiempo advirtiendo de la mala gestión y errática estrategia empresarial que su presidente, Juan Manuel Serrano, nombrado tras la conformación del Gobierno de coalición en 2020, está llevando a cabo.

Ambos sindicatos, que dicen contar con más del 76% de la representación de la plantilla, consideran inaceptable que la empresa pública se encuentra al borde la quiebra técnica, debido fundamentalmente a las pérdidas de más de 500 millones registradas en tres años y los 400 millones de déficit estructura, teniendo que pedir préstamos de 1.000 millones para poder pagar las nóminas. Al máximo gestor, le acusan de “no defender una mayor financiación pública, el caos en la gestión y el despilfarro en fastos megalómanos, ocurrencias sin contrastar y proyectos fracasados”.

Se está produciendo un “desplome de carga de trabajo” que tiene su origen, siempre según estos sindicatos, en el “abandono de la carta y del servicio postal universal”

Al tiempo, se está produciendo un “desplome de carga de trabajo” que tiene su origen, siempre según estos sindicatos, en el “abandono de la carta y del servicio postal universal” a cambio de adoptar una “política agresiva de precios que ahuyenta clientes, incapacidad de aprovechar el crecimiento del mercado de paquetería, que en otros grandes operadores europeos reporta millones de beneficios”. De hecho, ya está ocurriendo en la España vaciada, tal y como señalan, la plantilla se está convirtiendo en “paqueteros” y “chicos y chicas para todo”.

Por supuesto, también critican las condiciones de trabajo, con más de 7.000 puestos de trabajo perdidas y un 25% de jornadas a tiempo parcial en todos los departamentos, además de los cierres y traslados a centros cada vez más alejados de la ciudadanía, la atención preferente a los grandes clientes.

En opinión de los sindicatos, con la implantación de los centros de tratamiento automatizado, el crecimiento de Correos Express y la creación de centros nodales se ha provocado un “caos escandaloso” y una “confusión de cargas de trabajo”, cuyo último fin es “sustituir el empleo de la matriz por el de la filial”.

Ambas organizaciones sindicales consideran que “inaceptable” el aval de La Moncloa a la actual gestión, lo que está provocando la desilusión y frustración de los trabajadores y trabajadoras de Correos. “La implantación del “modelo de Serrano” condena a Correos a ser un operador paquetero, logístico y de carga de mercancías, donde el negocio puro y duro prima sobre el servicio postal público a la ciudadanía”

Ante el riesgo de la viabilidad y el futuro de la mayor empresa pública del país”, ambos sindicatos entienden que existen razones más que suficientes para convocar una huelga general que “detenga el daño irreparable que se está haciendo a Correos como empresa y al servicio público postal, comprometiendo el futuro de 47 mil trabajadores y trabajadoras y sus familias”.

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?