Sínodo Sinodalidad

La Iglesia con la que sueño

No con documentos difíciles o proyectos pastorales complejos –que también son necesarios, si queremos caminar juntos–, sino con el paso del peregrino se construye la Iglesia, invitando a cada persona