Gonzalo Ruiz: «El ingreso mínimo vital es una excelente noticia»

Gonzalo Ruiz: «El ingreso mínimo vital es una excelente noticia»

El presidente de la HOAC, Gonzalo Ruiz, en declaraciones a la revista Vida Nueva, ha valorado que el ingreso mínimo vital aprobado ayer por el Gobierno de España es “una excelente noticia para los trabajadores y familias que están en situación de pobreza”.

La situación de absoluta vulnerabilidad en la que se encuentran miles de trabajadores y de familias “no tiene espera”, opina Ruiz, para que pueda ser atendida esta emergencia social es “fundamental que esta importante medida se ponga en marcha sin dilación, para que rápidamente las familias afectadas puedan hacer uso de esos recursos económicos y puedan afrontar su futuro con cierta esperanza”. En este sentido, el ingreso mínimo vital debe de ser una medida más, entre otras, que sean “el camino para que las personas y colectivos más vulnerables no se queden en la estacada y la brecha social no se agrande. No debemos olvidar que España es uno de los países europeos con mayor desigualdad social y mayores índices de pobreza”.

En este sentido, la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente, en su manifiesto del Primero de Mayo reclamaban, entre otras medidas urgentes, el reconocimiento de un ingreso mínimo garantizado en un programa articulado que integre las políticas sociales en España, para atender la emergencia social ya existente y ante la debacle del empleo que se está produciendo. Según estimaciones de propio Gobierno, este nuevo derecho podrá llegar a 850.000 hogares en los que viven 2,3 millones de personas, con especial incidencia en los hogares en los que viven menores, y supondrá la práctica erradicación de la pobreza extrema, que actualmente afecta a 600.000 hogares y 1,6 millones de personas.

Para Gonzalo Ruiz, en sintonía con la Doctrina Social de la Iglesia, es esencial recordar “que la dignidad de la persona está por encima de cualquier otra circunstancia y condición, por tanto los Estados están obligados a procurar un ingreso mínimo que les permita vivir con dignidad y poder desarrollarse plenamente como personas. Si queremos construir una sociedad más justa y solidaria, no hay más remedio que contribuir con recursos económicos para que aquellos y aquellas que están en una situación de vulnerabilidad y precariedad, no queden descartados y excluidos”.

Evitar la burocratización

Finalmente, el presidente de la HOAC alerta de los procesos burocráticos que puede tener esta medida “y que dificulta sobremanera que muchas personas puedan acceder a ellas. Convirtiéndose la obtención de la ayuda en una auténtica carrera de obstáculos, como muchas veces denuncian los militantes comprometidos en los barrios ignorados“.