La Federación Internacional de Periodistas pide al Gobierno usar la “tasa Google” para apoyar el empleo del sector

La Federación Internacional de Periodistas pide al Gobierno usar la “tasa Google” para apoyar el empleo del sector

El nuevo impuesto sobre algunos servicios digitales –conocido como Tasa Google– generará unos 1000 millones de euros este año, que deberían utilizarse en parte para ayudar a mantener los puestos de trabajo en los medios de comunicación.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) y sus organizaciones afiliadas de España –La Asociación de Periodistas de FSC-CCOO; la Federación de Asociaciones de Periodistas de España; la Agrupación de Periodistas de UGT; y la Federación de Sindicatos de Periodistas– han recibido con satisfacción el nuevo Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), más conocido como “tasa Google”, dirigido a los gigantes digitales, quienes pagan pocos o directamente ningún impuesto en el país y han pedido al Gobierno que utilice parte de este fondo para apoyar el periodismo de servicio público.

Esta “tasa Google” es similar a los impuestos ya aplicados en otros países europeos como Alemania, Francia o Bélgica, que imponen gravámenes a los agregadores de Internet por enlazar a contenidos de medios de comunicación que están protegidos por derechos de propiedad intelectual. De acuerdo con las previsiones del Gobierno español, este impuesto –aprobado en febrero de 2020– generará alrededor de mil millones de euros, que serán utilizados para apoyar a los sectores más golpeados por la pandemia.

Defender el trabajo de periodistas y apoyar a los medios de comunicación

La FIP y sus afiliados españoles instan al Gobierno a reconocer que los periodistas y los medios de comunicación son los más afectados por estos gigantes tecnológicos como Google y Facebook. Estas empresas han construido una fortuna gracias a la explotación gratuita de los contenidos de los medios de comunicación y a la captación de los ingresos publicitarios generados por el trabajo de los trabajadores del sector. Por tanto, resulta justo que una parte de los ingresos generados por el nuevo impuesto se destine al apoyo del periodismo.