Atención a la atención

Atención a la atención

Alguien llegó a decir que «la atención es como el guardián de palacio que se da cuenta de cada cara que atraviesa el umbral de la puerta de entrada».

La percepción de los seres humanos es entrenada para operar de un modo selectivo. Y nuestra atención es precisamente el resultado de ese entrenamiento. Según utilizamos la atención así percibimos la realidad. Es mi atención la que sostiene y fundamenta lo que es el mundo, la realidad para mí. Creo que no sería exagerado decir que todo ser humano es «lo que es su atención».

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí