Las trabajadoras cristianas del mundo reivindican su papel en la pandemia

Las trabajadoras cristianas del mundo reivindican su papel en la pandemia
Mujeres trabajadoras | Foto, Alberto Díaz
Ante la eminente conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC) ha denunciado que, en una sociedad de consumo y de descarte, el aporte cotidiano de las mujeres en la construcción de relaciones de igualdad y del disfrute del bienestar integral de sus familias, comunidades y pueblos, sigue siendo infravalorado e invisibilizado.

A través de un mensaje, elaborado por el Consejo de Mujer del Movimiento de Trabajadoras y Trabajadores Campesinos de San Marcos (Guatemala), han expresado su adhesión al lema de este 8M, “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19″. Así, este movimiento internacional de trabajadores y de trabajadoras cristianas, reivindican el papel tan fundamental que las mujeres han desempeñado y desempeñan en la pandemia.

La aportación de las mujeres

Esta enorme crisis sanitaria, económica y social ha permitido constatar y apreciar el aporte de las mujeres en la economía familiar y comunitaria y en la atención a la pandemia. “Hemos aportado como técnicas y profesionales de la salud, estando en primera fila y en servicios conexos. Como lideresas, guías espirituales y promotoras de salud integral familiar y comunitaria, aportamos nuestros conocimientos y experiencias desde diversos campos: la economía del cuidado, en el trabajo profesional, en el trabajo de nuestros huertos y granjas familiares, reduciendo los fatales pronósticos que se vaticinaban ante nuestra vulnerabilidad socio económica y política”, aseguran en el comunicado.

Además, el MMTC ponen de manifiesto que la pandemia ha triplicado la carga de trabajo, ya que además de ser madres y trabajadoras, las mujeres han asumido el rol de ser maestras de sus hijos e hijas en el cumplimiento de sus tareas de estudio, ante un sistema educativo que se trasladó a las casas con las plataformas virtuales. Esta circunstancia, además de suponer más gastos las precarias economías familiares por los altos costes de internet, ha visibilizado que muchas madres son analfabetas o con limitada escolaridad, lo que ha condicionado enormemente el manejo de la tecnología en algunos hogares

Aumento de la violencia

Otra de las más duras consecuencias de la pandemia que señalan las mujeres del MMTC es el aumento de la violencia intrafamiliar y de los abusos a menores por sus propios familiares que ha conllevado el confinamiento domiciliario. Las mujeres, dicen, “seguimos luchando contra una sociedad de inequidades, patriarcal y discriminativa”. “Sufrimos políticas de segregación, criminalización de nuestras luchas y el femicidio a diario. Seguimos siendo objeto de comercio sexual. El crimen organizado (cárteles, paramilitares, pandillas, coyotes…) inmerso en las mismas estructuras de nuestros Estados, ha aprovechado la pandemia para innovar sus mecanismos de enriquecimiento ilícito, con un crecimiento de la industria del secuestro, del tráfico de personas, de drogas y armas”, añaden en este comunicado.

No obstante, a pesar de esta dura realidad que sufren millones de mujeres en el mundo y que la pandemia del COVID-19 sin duda ha agravado, las mujeres de este movimiento apuestan por la constitución de un mundo nuevo, fundamentado en una economía social y solidaria, y por el cuidado de sus familias y de nuestra madre tierra.

Relaciones de equidad

Las mujeres del MMTC aseguran que continuarán con su tarea de promover relaciones intergeneracionales, de equidad y de nuevas prácticas de masculinidades libres de violencia, así como con su labor de auditoria social e incidencia social y política, a fin de que los gobiernos locales, regionales y nacionales promuevan y garanticen el Desarrollo Humano Integral, teniendo como referencia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS / ONU).

En este nuevo aniversario del 8 de marzo, las mujeres del MMTC se comprometen una vez más, iluminadas y animadas por sus valores cristianos y articuladas ecuménicamente con otros colectivos y movimientos, a velar “por nuestra Casa Grande, para el disfrute de una Vida Plena, expresada en la ternura, amor y solidaridad”.

 

One thought on “Las trabajadoras cristianas del mundo reivindican su papel en la pandemia

Comments are closed.