Trabajadores cristianos de Murcia celebran el inicio del soterramiento de las vías

Trabajadores cristianos de Murcia celebran el inicio del soterramiento de las vías
Viñeta de Chipola, publicada en noticiasobreras.es junto al artículo "Ana, la abuela de las vías", de Joaquín Sánchez.
Reiteran su apoyo al movimiento vecinal y se unen a la celebración de los barrios del sur de Murcia ante la apertura del túnel que ha significado el soterramiento de las vías que dividían a la ciudad.

“Hubo muchas lágrimas cuando el primer tren pasó soterrado y la gente pudo utilizar el primer paso de peatones sobre donde antes estaban las vías, sin sentir la separación por un muro”, señala la nota publicada en la web de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Militantes de este movimiento de trabajadores cristianos han participado en esta lucha compartida con el movimiento vecinal, cuyo motor ha sido la Plataforma Pro-Soterramiento, que ha logrado paralizar un proyecto que dividía la ciudad en dos con la llegada de la Alta Velocidad en superficie. Los barrios del sur estaban condenados a la exclusión y a la estigmatización social, mientras los barrios del norte serían premiados con la llegada del AVE. Bienestar para el norte, pobreza para el sur.

33 años de compromiso permanente por la dignidad de los barrios del sur, que han supuesto muchos momentos de sufrimiento, mentiras y agresiones a una idea, la del soterramiento, que pretendía conseguir la mejora de la calidad de vida de la propia ciudad. Una lucha vecinal que ha sufrido detenciones, multas por la aplicación de la ley mordaza y ha celebrado hasta la Misa de Gallo en el paso a nivel de Santiago El Mayor con presencia policial. Desde los poderes políticos y económicos hubo un intento de criminalizar esta lucha vecinal.

Acabar el soterramiento

Lo logrado es un paso más para conseguir entornos ciudadanos que favorezcan una vida digna y tranquila a sus vecinos. Está pendiente culminar todo el proyecto del soterramiento, con la conversión del terreno liberado por la desaparición de las vías en espacios sociales y ecológicos. Y lograr la absolución de los tres jóvenes con causas judiciales, para que termine cuando antes el inmenso sufrimiento de estos jóvenes y de sus familias.

Este movimiento de trabajadores cristianos pone en valor la importancia de la lucha vecinal y la constancia en la reivindicación, a lo largo de estos años, de otro entorno urbano digno para la ciudadanía. El “sí se puede” se ha hecho realidad, superando los momentos donde todo parecía perdido.

Recuerdo a dos militantes

Los logros de esta lucha anima a seguir trabajando en la construcción de ciudades y entornos urbanísticos saludables y al servicio de los vecinos y de las vecinas. En el recuerdo, Pepe Tornel y Teresa Contreras, dos militantes de la HOAC muy implicados en el soterramiento de las vías que, desde la casa del Padre, están gozando al ver cómo los vecinos consiguieron la dignidad para sus barrios y no sucumbieron ante las presiones de los poderes políticos y económicos.